“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

lunes, 14 de mayo de 2018

Del hallazgo de una Corona de la Virgen de Gracia en la cubierta de la Ermita que ha estado oculta desde 1936. La Corona data de 1890. Se expondrá el domingo en la Ermita.

   Hace unas semanas, el Presidente de la Mayordomía de la Virgen de Gracia, Jesualdo Medina Requena, de profesión constructor, localizaba una Corona en las falsas de la cubierta de la Ermita. Había subido para ver en que situación se encuentra la estructura del edificio...

Todo parece indicar que el valor de esta Corona es más sentimental que económico. Data de 1890 y fue la que usaba a diario la Virgen -en días muy señalados, como las Fiestas Patronales, llevaba la que había donado D. Paco- hasta que en 1936 la tiran al suelo desde el Camarín.

    Desde entonces, ha estado oculta en la cubierta. Porque, la que les interesaba no era esta que ha localizado Jesualdo. Era la auténtica. ¡La de D. Paco!, realizada con las joyas de su mujer, y de la que conocían el gran valor económico que tenía en el mercado negro. Lo que tiene valor en guerra no es el dinero: es el oro.

     Después de darles la noticia del hallazgo de la Corona a los Mayordomos, el próximo domingo se expondrá en la Ermita. Lo que también tenía valor era la talla de madera de la Virgen y el "mensaje" que llevaba dentro que si no se llegó a conocer fue porque se tenían que reunir varias autoridades eclesiásticas y nunca se llegó a realizar dicho encuentro.

    La anécdota de la talla y el "mensaje" me la contaban ayer y otra protagonizada por D. Julián Huesca. En vísperas de quemar la talla de la Virgen, D. Julián -una excelente persona y muy culta que hace 50 años nos dio clases de griego y matemáticas en su casa, junto al Centro Social Madre Elisea- le propuso al cura sustituirla por una talla que tenía en su casa. Pensaba que de quemarla no se darían cuenta que no era la original.

    La situación era muy compleja y en momentos tan convulsos el cura no le dio el visto bueno a que D. Julián pegara el cambiazo ya que todos se la jugaban. El primero D. Julián. Había estudiado latín y griego en Roma.

    Con respecto a la Corona que en su "Historia de Caudete" nos describe Jesús Sánchez, esta se guardaba en el despacho de Paco Albalat, donde hoy tiene Jorge Quinquer y su hijo el estudio de Arquitectura. Mª Gracia Requena tuvo allí una tienda de ropa antes. La Corona solo se bajaba a la Ermita en Fiestas y días muy señalados. En una Iglesia de Sevilla tienen una réplica, en pequeño, de esta Corona robada en 1936. 

     La noticia que circulaba era si la Corona que había hallado Jesualdo era la donada por D. Paco Albalat en 1907. Es una bonita historia, digna de una novela, que alguien, arrepentido, hubiera devuelto la original y la hubiera escondido en la cubierta de la Ermita. No. ¡A saber donde estarán el oro y todas las gemas que describe Jesús Sánchez Díaz!.





9 comentarios:

  1. Chimo, creo que deberías ponerte en contacto con la directiva para fundamentar bien tu artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve hablando antes de publicarlo con el Presidente y personas bien informadas. Saludos.

      Eliminar
    2. Chimo,no es Ermita es Santuario xD

      Eliminar
    3. Tengo conocimiento de ello. otra cosa es que pongas verdades a medias o, bruscamente "lo que te da la gana".

      Eliminar
  2. Lo interesante de la cuestión seria saber que familias robaron la corona de mayor valor económico y que lograron con ello.

    ResponderEliminar
  3. Curiosa la de fábula, historia y leyenda que le damos a la Virgen y sus cosas. Maravilloso es el punto de patrimonio y historia, que se cuide y disfrute de el.

    Luego la parte religiosa es más dudosa, pues usamos leyendas y apariciones de cuento para acabar adorando a una imagen concreta y olvidando a lo que de verdad importa en un Cristiano, la palabra y obra de Dios, el mensaje de Dios. Sobran adornos y sobran obras del hombre en torno a esta iglesia de hoy día que olvida a Dios y pone por delante a tronos y vírgenes, adornos y cuentos, historias y leyendas, todo por encima de Jesús y de Dios.

    Jesús no adoró imágenes, no construyó lujosos templos, estamos muy confundidos hoy en día con lo que representa ser Cristiano, seguidor de Cristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante anonimo de las 8:54 con todo lo que a ti te sobra no hay iglesia. Mira que si el Nazareno tampoco la reconociera¡

      Eliminar
    2. Con su comentario ya veo lo que usted entiende por iglesia. ¿no acierto cuando digo que la gente se la pasa adorando imágenes y santicos y se olvida de Dios?

      Gracias a Dios no son todos, pero si muchos a mi entender quienes se pelean por que su virgen es la más guapa, otros la más auténtica, y todos entran a admirar y aclamar a ídolos y olvidan a Dios.

      Pero usted puede disfrutar de sus imágenes y adorarlas como el que adora a futbolistas. Pronto habrá una competición entre "vírgenes" con la de Caudete y la Valenciana, siendo ambas reprentantes de la madre de Jesús ponga su atención verá como las tratas como distintas, "pues esta me gusta mas", "como mi virgen ninguna la otra no vale", atienda atienda y verá lo que expongo. Cuando de la Virgen hay que entender sus obras, admirar su comportamiento y amor a su hijo, sus obras son quienes nos enseñaran a ser Cristianos y no vestirnos con trajes y adorar joyas.

      Dígame pues, si no estoy en lo cierto.

      Eliminar
    3. No soy especialmente practicante e incluso a veces dudo de que sea especialmente cristiano, no obstante comparto su reflexion.

      Eliminar