“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

lunes, 9 de abril de 2018

La Festividad de San Vicente Ferrer, Patrono de la Comunidad Valenciana y fiesta local es una clara reminiscencia de nuestra pertenencia al Reino de Valencia


 Desde tiempo inmemorial, Caudete celebraba la festividad de San Vicente Ferrer, Patrono de la Comunidad Valenciana, siendo una de sus dos fiestas locales. El dominico, predicador y filósofo Vicente Ferrer nació en Valencia en 1350 y murió en Vannes (Francia) en 1419.

Como en otros muchos pueblos, celebramos una de las procesiones más entrañables de cuantas se realizan, conocida como "Procesión de la Comunión Pascual" que discurre por las calles Santa Inés, San Jaime, Las Eras, Atleta Antonio Amorós, El Molino, La Nieve, Pintor Pérez Gil y La Cruz. Lo organiza la Cofradía de la Sacramental.



La procesión se inicia todos los años tras la celebración de una misa en San Francisco, esta vez a cargo de Antonio Gracía y Jesús Bausa, volviendo a la Iglesia después de llevar la Comunión a personas enfermas o impedidas que lo deseen (este año a 15) así como a los ancianos de la Residencia San Juan Evangelista. A este acto asiste la Corporación, Banda de Música, Presidentes de Asociaciones locales y muchos fieles de edad avanzada. 

 El origen de esta práctica esta en el cumplimiento de uno de los mandamientos de la Iglesia como es comulgar al menos una vez al año por Pascua de Resurrección, acercando la Liturgia Parroquial al que no puede acudir a ella. La procesión se detiene al toque de una campana mientras la Banda  entona la Marcha Real cada vez que el sacerdote entra a una vivienda a dar la comunión. 

       Tras la comunión se reanuda la procesión con marchas procesionales, como “Triunfal”, “Jerusalén”, “Pescador de Hombres" y “Sacris", interpretadas por la Banda Unión Musical "Santa Cecilia". 

   Que Vicente Ferrer sea valenciano y Patrono de la Comunidad Valenciana y que para nosotros sea fiesta local, no deja de ser una prueba más de la valencianía de un pueblo que perteneció al Reino de Valencia desde el siglo XIV hasta la Batalla de Almansa, en 1707. 

 De haber apostado por el bando ganador, hoy seguiríamos en la Comunidad Valenciana. Los acuerdos del Borbón Felipe V fueron nefastos, desproporcionados y muy negativos para nuestro pueblo. Del resultado de una sola batalla, se ponía en juego el futuro de un pueblo que apenas se significó en contra del Borbón. 

  Lo cierto es que por intereses partidistas pasamos a ser una pedanía de Villena perdiendo toda nuestra identidad, cultura y costumbres. Un castigo desproporcionado teniendo en cuanta nuestra implicación en la famosa batalla que hace unos días recreaban en Almansa con motivo de su 311 Aniversario que, para nosotros, ha pasado totalmente desapercibida.
 
Volviendo a la festividad de San Vicente Ferrer lo que he detectado es una preocupante disminución de espectadores al paso de la procesión y un menor número de macetas y alfombras de flores en la calle. Mientras que otras fiestas importadas o copiadas van en aumento, por ejemplo Halloween, esta tradicional festividad parece que se atasca un poco. 




      No. No se ofendan, pero es que lo foráneo... suele tener más prédica que lo auténtico y natural que representan nuestras raíces y costumbres. No. No nos quejemos después si perdemos nuestra identidad.

  Lo que sí se mantiene, afortunadamente, son los fieles a esta fiesta ¡aunque siempre sean los mismos y muy mayores!...Eso es amor a esta tradición. Creo que se merecen una Cierva por la constancia.


   Este año, la procesión ha durado más tiempo ya que había más personas a las que darles la comunión. En la calle San Vicente se han debido despistar y cuando ha llegado el cura estaban cerradas las  dos viviendas que habían solicitado la comunión para sus familiares.

     Ni que decir tiene que antes, cuando todavía no había llegado la televisión, asistía todo el pueblo. Las calles se llenaban de macetas. Quiero destacar el cáliz que han realizado los vecinos en la puerta de San Francisco bajo la dirección de la familia Belda. Se lo han currado.



   Han reutilizado todas las flores que las Cofradías sacaron en las procesiones de la pasada Semana Santa para no tener que arrancar tomillo y romero del monte, plantas que están protegidas. Un ejemplo de respeto al medio ambiente.












































































2 comentarios:

  1. En ningún momento nombras a la cofradía de la sacramental que es la que se encarga de organizar toda la procesión.

    ResponderEliminar