“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

jueves, 26 de abril de 2018

Es posible que hace 50 años con menos dotación de Policías hubiera más efectividad. Lo que se desprende es que había buena relación.... ¡Eran otros tiempos!.


     Con el título de esta crónica, no pretendo polemizar. Pero, el problema de la seguridad está en la calle y el ciudadano "empieza a perder la fe en todo". Hasta en la efectividad. ¡Ya se que eran otros tiempos!. Había menos coches y robos había muchos menos que ahora. Por ejemplo: nuestras abuelas dejaban fruta en una silla en la calle, como reclamo para venderla, y ¡nadie se la llevaba!.

    Había más respeto a las personas. La Policía no llevaba armas de fuego. Les sobraba con una porra. Pero, el que la hacía sabía que la pagaba. No como ahora que encima se les rien. Si tenemos en cuenta que el Ayuntamiento lo llevaban docena y media de funcionarios, la Policía Local era el cuerpo más numeroso.

        Esta fotografía tiene casi cincuenta años. Estuvieron a las ordenes de  Alcaldes como Puche Soriano, Manuel Amorós, José Brotóns y Pedro Sánchez Algarra. El segundo de la izquierda, Manuel Martínez Agulló años más tarde fue el responsable de la Policía siendo Alcalde Vicente Lillo López.

      Antonio Beneito Requena era el Cabo. Lo recuerdo como una persona afable y muy atenta con todo el mundo. Al que más miedo le teníamos los chiquillos era a José Mª Martínez Sánchez "el Cojo".


  Este hombre... no se andaba con tonterías. Si te tenía que llamar la atención, o poner una multa, no le temblaba el pulso. Sobre todo si alguien atentaba contra las plantas del Paseo. Ahora.... hasta juegan el fútbol delante de los carteles que lo prohíben.

    Antonio Pagan Domeneh vivía en los bajos del Ayuntamiento, donde esta el Servicio de Atención al Ciudadano. Hacía las veces de Conserje. Era una excelente persona. El que está a su lado es su hermano Paco que acabó regulando el tráfico en Valencia


   El Policía de la izquierda es Miguel Sáez Requena también conocido por "Caracol" o "el de las bicicletas". Miguel, que era Policía en Elda, estaba de refuerzo en fechas señaladas, como las Fiestas. El de la derecha se llamaba Rafael Martínez Conejero. Se desprende que había buena química entre ellos. No como ahora.... que hay dos o tres bandos.


¿El sueldo? El sueldo no era para tirar cohetes: 7.000 pts (42,16 €) mensuales y un pequeño porcentaje por cada multa de tráfico. Si José Mª supiera a cuanto ha llegado hoy el sueldo de un Policía...¡no se lo creería!. Alucinaría al ver los derechos que tiene un menor de edad sin educación frente a un servidor público uniformado.. Le costaría entender un sistema democrático tan garantista para con el delincuente. A mi vecina... ¡también le cuesta!




6 comentarios:

  1. Chimo empiezas, no pretendo polemizar con el artículo, pero dejas unas cuantas reflexiones, y dentro del mismo, dejas unas cuantas puyas, lo que no estoy seguro es a quien van dirigidas, estoy averiguando a quien van dirigidas, pero a estas horas no lo he conseguido, pero seguro que la gente que escribe y lee este blog, me sacara de mis dudas.

    ResponderEliminar
  2. Es Manuel Martinez Agulló

    ResponderEliminar
  3. Más de una vez nos hicieron correr de críos, guardo un entrañable recuerdo de todos ellos especialmente de Antonio "el cabo" y José María "el cojo"

    Tiempos pasados que nada tienen que ver con los actuales.

    ResponderEliminar
  4. No son puyitas, es lo que esta sucediendo. No hay mas ciego que el no quiere ver. Efectividad inexistente, y interés por efectuar su trabajo, nulo

    ResponderEliminar
  5. A veces las comparaciones son odiosas, pero en este caso es que son reales. El pueblo esta harto ya y hasta el día que tengamos que lamentar alguna desgracia, los que tienen que salvaguardar nuestra seguridad, no correrán.

    ResponderEliminar