“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

domingo, 18 de diciembre de 2016

A la hora de rodar la película, no se tuvieron en cuenta parte de las observaciones de los asesores históricos Miguel Angel López y Miguel Leiva, autores del libro "Los últimos de Filipinas: mito y realidad del sitio de Baler"...



  Con motivo de la inauguración de la iluminación del abeto Navideño, ayer coincidí en la Plaza de la Iglesia con Manuel Albertos, más conocido por "El Plancha",  y su mujer, la filipina Jeralyn Andeza. Todavía no he visto la película "Los Últimos de Filipinas", inaugurada hace un par de semanas  donde un paisano nuestro, el cabo José Olivares, tuvo una destaca intervención junto a otros soldados españoles en la defensa de los intereses de España sin saber que en París, unos meses antes, se había firmado la rendición del último vestigio del Imperio Español iniciado con Carlos V y consolidado con su hijo Felipe II. 

  Manuel, que desde hace algunos años viene interesándose por lo ocurrido en Baler y que ha visto la película, me decía indignado que "..no acababa de entender cómo es posible que se haya podido desvirtuar tanto un hecho histórico. En la película no se recoge lo que ocurrió. El rigor histórico es nulo. Eso si. Muchos efectos especiales, mucho espectáculo, buenos actores, buena banda sonora pero una película degradante que en absoluto pone en valor la gesta heroica de un puñado de soldados españoles en Baler".

El "Plancha" forma parte de un numeroso grupo en facebook conocido como "Los últimos de Filipinas" en los que, entre otros, están Miguel Ángel López de la Asunción y Migel Leiva autores del libro "Los últimos de Filipinas: Mito y realidad del sitio de Baler"

  Tengo el presentemiento que los asesores históricos del guión no estarán muy contentos de que sus recomendaciones no se han visto reflejadas en la película. Llevan 20 años estudiando este episodio bélico a través de Actas y numerosos contactos con todos los familiares de los héroes de Baler por lo que el rigor histórico que manejan debio haberse tenido en cuenta.

  Son muchas las opiniones en contra de una película que no valora la gesta de Baler y que consideran un despropósito haberse gastado tanto dinero público para no reflejar con rigor lo ocurrido hace 118 años cuando está perfectamente documentado por Leiva y Miguel Ángel Lopez.

  La mayoría de voces críticas coinciden en afirmar "nos temíamos lo peor, y ha ocurrido. La historia se ha distorsionado para mostrar una versión acorde con la ideología progre que domina el panorama el cinematográfico actual. España nunca se puede avergonzar de su historia, como deja entrever la película"

   Por su parte, Jesús A. Rojo Director del Periódico El Distrito es muy crítico con lo que refleja la pantalla: "vemos como machacan nuestra historia al considerar la gesta absurda y encarnada por unos locos cuando estaban allí para defender los intereses de los españoles aun a costa de sus vidas. Es lamentable ver como se distorsiona la historia". La mujer de Manuel, Jeralyn que es filipina -de Masbate (una isla de Filipinas)- me decía que "el acto erótico que aparece en la película sobra. Está de más porque no refleja el normal comportamiento de la mujer filipina"

    Miguel Leiva conoce a la ex Alcaldesa Elisa Pagán. Elisa ha asistido a muchas reuniones con familiares de los protagonistas de Baler al ser sobrina-nieta de Olivares. A ella le debemos la placa de granito en honor a Olivares situada al inicio de la calle, con motivo del Centenario del sitio de Baler.
  
 Los autores del libro han tenido acceso a las cartas que Olivares siguió manteniendo con el médico Rogelio Virgil Qiñones después de la gesta de Baler. Cuando Virgil esta a punto de morir, es Olivares quien sale fuera de la Iglesia con un grupo de soldados, quema el pueblo y regresa con víveres. Ante esta hazaña, que permite salvar la vida de sus compañeros, el médico le regala su reloj en pago al reconocimiento del arrojo de Olivares. Este acto crucial "no se refleja en la película", me dice Manuel. 

  Curiosamente, cuando muere Virgil Quiñones, Olivares le devolverá el reloj a su hijo para que guardara un recuerdo de su padre, el mismo que le había regalado en Baler. Miguel Leiva y Miguel Ángel López  conocen la vida de nuestro paisano como nadie. 

 Llevan 20 años dedicados al estudio de este hecho histórico que será reconocido por el Presidente de la República de Filipinas Emilio Aguinaldo a través de un Decreto de su Gobierno, hecho muy poco frecuente en la historia de las guerras: que tus enemigos reconozcan el comportamiento mostrado en esta contienda. Me decía Manuel que "este hecho tan importante tampoco lo recoge la película".  
 
 Me contaba que Leiva y Miguel Ángel tienen previsto venir a Caudete a dar una conferencia o a participar en los actos que se programen para remomorar la gesta de BalerEn muchos pueblos, con motivo de la película, se les esta haciendo homenajes a los últimos de Filipinas. 

   Manuel ha hablado en varias ocasiones con el Alcalde para ver de programar algo similar en Caudete, en honor a Olivares. Les recuerdo que en septiembre del 2015 estuvo en Filipinas a ver a su novia Jeralyne. Yo le insistí y animé a que visitara Baler -que está a 5 horas en autobús desde Manila- y de aquel viaje realizamos un entrañable artículo que dimos a conocer en este blog.

  El atleta Antonio Amoros era amigo de Olivares y me dijo en una ocasión que en 1945 lo acompaño a la inauguración de la película "Los últimos de Filipinas" en el Cine Calderón y que desde el inicio, ¡¡no se sintió representado en lo que veía en la pantalla!. No le gustó nada la película. Por lo que me cuenta Manuel, esta segunda todavía le gustaría menos. 

    Si partimos de la base de que hay mucha gente que la palabra "patria" o "España", de entrada, les produce urticaria  -prefieren algo más laihg, como país- es de suponer que la valoración de este hecho histórico-humano-heroico, salga bastante devaluado. Porque, a diferencia de los franceses, nosotros no somos chauvinistas. "Hemos perdido una ocasión para sentirnos orgullosos de un hecho sin precedentes en la Historia de España y mundial", me decía ayer Manuel.

   Primando en nuestra sociedad el antibelicismo parece que nos resulte muy difícil explicar una acción bélica de unos soldados dispuestos a morir defendiendo a su patria. Lamentable. Empezaré por leer el libro de Miguel Leiva y Miguel Angel de la Asuncion que lleva por título  "Los últimos de Filipinas: Mito y realidad del sitio de Baler"

Habanera interpretada por Nani Fernández en "Los últimos de Filipinas",
película dirigida por Antonio Román y estrenada en 1945.

Estos fueron los hechos históricos ocurridos en Baler:
 En 1896 comienzan los últimos disturbios contra el gobierno colonial, pero como se concentran en Manila y alrededores, lugares como el Distrito el Príncipe eran considerados tranquilos.

Baler, capital de este distrito, se encuentra al sur de una cala, rodeada de montañas y un río y, a pesar de estar cerca de Manila, sus comunicaciones, tanto terrestres como marítimas, eran muy difíciles. En aquella época, el pueblo se componía de una iglesia, la casa del Gobernador y barracones para la tropa, además de las viviendas de los nativos. La guarnición consistía en un cabo y cuatro Guardias Civiles.

En Agosto de 1897 el gobernador, preocupado por los rumores que circulaban acerca de la posibilidad de un ataque de los insurgentes para obtener armas y municiones y tras investigar sin resultados, solicita ayuda y la guarnición se refuerza con un destacamento de cazadores de 50 hombres al mando del Teniente José Mota.

Mota y sus hombres llegan a Baler el 20 de Septiembre, se instalan en los edificios del pueblo y, como única precaución, ponen un vigía en la plaza. El 5 de Octubre, la guarnición es asaltada por una gran fuerza de sublevados que salen de la selva circundante a primeras horas de la mañana, sorprenden a la tropa durmiendo, matan y hieren a gran parte de la misma y huyen rápidamente llevándose prisioneros, armas y municiones.

El 12 de Febrero, llega a Baler el destacamento de Alonso y Martín Cerezo junto al recién nombrado Gobernador Político-Militar de El Príncipe, el Capitán de Infantería, Enrique de Las Morenas y Fossi. Con ellos llega también el supervisor provisional del Cuerpo Médico con la misión de poner en marcha el hospital que había sido destruido.

En cuanto la marea lo permite, las tropas de Génova y Roldán parten hacia Manila en la embarcación que había traído al destacamento y sus provisiones, que serían las últimas que recibirían del ejército. Si bien tenían municiones suficientes, la cantidad de raciones era escasa y además, la mayor parte de las que habían dejado almacenadas en la iglesia las tropas relevadas, estaban en mal estado.

Mientras tanto, al otro lado del mundo, un extraño incidente sirve de excusa para el inicio de la guerra entre Estados Unidos y España. El 15 de Febrero una explosión hace zozobrar al acorazado Maine, cuando se encontraba en el puerto de La Habana, Cuba, y la potencia emergente, deseosa de obtener las últimas colonias que le quedaban a España, culpabiliza a ésta del incidente.

Dos días más tarde, por la mañana, Martín Cerezo salió de patrulla con 14 hombres, sin novedad, mientras los que no estaban de guardia recogían el agua que quedaba en las casas del pueblo para llevarla a la iglesia. Al día siguiente, la patrulla sale al mando de Alonso, comandante del destacamento, y uno de los soldados deserta. 

La tropa continúa con el acondicionamiento de la iglesia, demoliendo parte de la antigua vivienda del cura, almacenando la madera obtenida e intentando hacer un corral, dejando intacta la base del muro. Cerezo llevó cuatro caballos para poder tener carne en caso de necesidad pero tanto la tropa, como Alonso, como el Capitán se negaron y los soltaron.

La mañana del día 30 de Junio le toca a Cerezo el turno de patrulla. Al llegar al Puente de España, al oeste del pueblo, un grupo de insurrectos que se encontraban apostados en la ribera del río comienza a disparar contra la patrulla, intentando rodearla. Estos no tienen otra opción que volver a la iglesia para ponerse a cubierto mientras llevan como pueden al Cabo Jesús García Quijano, herido en el pie, comenzando así el sitio.

En la Iglesia habían encontrado varios cañones viejos, pero sin accesorios ni carro para transportarlos. Mezclaron los explosivos de algunos cohetes rotos con la pólvora de algunos cartuchos de los fusiles Remington y pusieron parte de la mezcla y las balas en uno de los cañones más pequeños, que llevaron a uno de los disparaderos que habían construido en el antiguo convento, ahora, el corral, y colgaron la parte trasera de una viga, con una cuerda que les permitía variar el ángulo de tiro. Con una larga caña de bambú con fuego en el extremo, consiguieron disparar el cañón, que hizo temblar los cimientos del corral.

Los insurrectos enviaban casi a diario mensajes a los sitiados y, un día, uno de los mensajes fue entregado por dos españoles. Algunos soldados creyeron reconocer a uno de ellos como uno de los Guardias Civiles del destacamento de Mota, que había comandado el puesto de Carranglan. El asistente de Alonso Jaime Caldentey aseguró que era un paisano y amigo suyo de Mallorca. 

Alonso indicó a Jaime que debía decir a los enviados que tenían suficientes provisiones y municiones para aguantar y éste se dirigió a ellos en mallorquín. El guardia, fingiendo no conocer el idioma, le dijo que estaban perdidos y que si continuaban con su resistencia, acabarían muertos, porque todas las tropas peninsulares se habían rendido y no iban a recibir refuerzos. 

Al oír esto, Martín Cerezo contestó que el que estaba perdido era él, y que se fuera de allí. El Soldado Francisco Rovira Mompó, enfermó también de beriberi, murió de disentería, el 30 de Septiembre, día en el que llegaron nuevas noticias a la iglesia en forma de carta del Gobernador Civil de Nueva Écija, Dupuy de Lôme. En ella, informaba a de Las Morenas, que conocía a Dupuy y afirmaba que la letra era suya, de que se había perdido Filipinas.

 Más tarde llegaron rumores sobre la rendición del Mayor Juan Génova Iturbe, el Capitán Federico Ramiro de Toledo, el Mayor Ceballos en Dagupan y el General Agustí en Manila. Finalmente, llegó una carta del cura de Palanan, Mariano Gil Atienza, en la que les confirmaba los rumores e intentaba hacerles ver que era inútil seguir resistiendo, porque el archipiélago se había perdido. 

    Sin embargo, los sitiados no dieron crédito al Gobernador de Nueva Écija, ni a los informes oficiales ni al resto de las informaciones recibidas, pensando que se trataba de una treta del enemigo, incrédulos ante el hecho de una pérdida tan rápida del archipiélago.

El Cabo José Chaves Martin y el Soldado Ramón Donant Pastor mueren de beriberi el 9 de Octubre. Días después cae gravemente herido el doctor Vigil y el día 18 muere Juan Alonso Zayas de beriberi, enfermedad que se estaba extendiendo rápidamente entre la tropa, tomando el mando Saturnino Martín Cerezo.

Para evitar en lo posible el avance del beriberi, los españoles abrieron varias vías de ventilación, intentando no comprometer la seguridad. A pesar de las medidas tomadas, la mayor parte de la tropa apenas se tenía en pie, por lo que se organizaban guardias de seis horas, en las que los relevos se hacían con ayuda de los soldados sanos, que llevaban a la cama al soldado relevado y colocaban en una silla al nuevo vigía, mientras el cabo de turno, hacía rondas comprobando el estado de los distintos centinelas.

Durante la primera quincena de noviembre murieron los soldados Juan Fuentes Damián, Baldomero Larrode Paracuellos, Manuel Navarro León y Pedro Izquierdo y Arnaiz. El Capitán de Las Morenas, a pesar de encontrarse gravemente enfermo, seguía firmando las contestaciones a los filipinos pero ante la inminente muerte, los españoles decidieron enviar la última carta firmada por él con el fin de que, en el futuro, no tuviesen sospechas acerca de su estado. 

En ella, se invitaba a los insurrectos a rendirse, afirmando que serían tratados benévolamente y amnistiados. Los filipinos contestaron con insultos y amenazas. Finalmente, el 22 por la noche, Enrique de Las Morenas, fallecía de beriberi.

Martín Cerezo contaba, en aquel entonces, con 35 soldados, un trompeta y tres cabos, prácticamente enfermos. Apenas quedaban víveres, aunque había munición suficiente para seguir resistiendo.

Rafael Alonso Mederos se convirtió el 8 de diciembre en una nueva baja del beriberi, pero como era un día festivo en la Infantería Española, Cerezo decidió repartir crepes, café y sardinas entre la tropa, con el fin de disipar, en parte, los efectos de la nueva pérdida. A pesar del estado de las provisiones, los soldados tomaron la salida de la monotonía como una auténtica celebración de la Inmaculada.

Dos días más tarde, el 10 de Diciembre, se firma en París el tratado por el que España cede a Estados Unidos sus colonias en Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam, dándose por finalizada la guerra entre ambos países.

Por su parte, los filipinos continuaban con sus ataques de cañón, pero sin atacar de la manera contundente que podría haber acabado con los españoles. Entre el ruido de los fusiles y cañones, se oían también insultos y gritos de los soldados filipinos, entre ellos, los desertores, que hacían ostentación de su presencia, cosa, que enfurecía a los sitiados. Además, algo que frustraba a los españoles, era que, debido a la maleza que los rodeaba, no eran capaces de ver si realmente causaban bajas entre el enemigo o no.

Para intentar la salida, Cerezo contaba con apenas 20 hombres, que debían arriesgarse a salir a campo abierto ante un enemigo bastante más numeroso, en mejor estado de salud y atrincherado, por lo que la única ventaja con la que podían contar era el factor sorpresa. El teniente llamó al cabo José Olivares Conejero para que seleccionara 14 soldados para llevar a cabo la misión.
  
El comando debía salir por el agujero de la sacristía que daba al foso, rodear la casa más cercana al norte de la iglesia y prenderle fuego con trapos impregnados de gasolina atados al extremo de cañas de bambú. La misión del resto de los hombres era dar cobertura de fuego desde la iglesia.
En torno a las diez y media de la mañana del 14 de Diciembre, el cabo y sus hombres salieron de la iglesia según lo planeado. La sorpresa y la velocidad a la que se propagó el fuego por el pueblo hizo que los filipinos de la zona se retirasen rápidamente. 

Tras el ataque, la mayor parte del pueblo y las trincheras circundantes fueron destruidas. Los españoles despejaron también la zona sur, lo que les permitió abrir las puertas, que habían permanecido cerradas desde el inicio del sitio e hicieron un claro qué les permitía ver el río, al este, lugar frecuentemente utilizado por los filipinos para el suministro de provisiones y refuerzos.
La acción se llevó a cabo sin ninguna baja por parte de los españoles, aunque la confusión del momento les impidió saber las causadas por ellos, más allá de un centinela calcinado por el fuego y los rumores acerca de la muerte de Cirilo Gómez Ortiz. 

Con la operación, los sitiados obtuvieron una gran cantidad de calabazas y naranjas de los árboles que había cerca de la iglesia, además de todos los tableros, vigas y varas de metal que pudieron sacar de la Comandancia y una escalera que había quedado abandonada junto al muro tras el último intento de asalto filipino.

El 13 de Febrero, murió de beriberi el Soldado José Saús Meramendi y al día siguiente volvieron a sonar las cornetas filipinas llamando a parlamento. Cerezo subió a la torre para ver qué ocurría y vio en una de las casas fortificadas a un trompeta y a un hombre con una bandera blanca. Como los españoles no contestaban, los filipinos hicieron sonar dos veces más el aviso y, al seguir sin obtener respuesta, enviaron a un hombre hacia la iglesia por la Calle General Cisneros.

Cerezo, desde la torre, le dio el alto y éste preguntó si se trataba del Capitán de Las Morenas. Cerezo contestó que no, que era uno de los oficiales del destacamento y le preguntó qué quería. El individuo se identificó como el Capitán Miguel Olmedo y aseguró estar allí por orden del Capitán General para hablar con el Gobernador. Cerezo le dijo que de Las Morenas no hablaba ni recibía a nadie y que le dijera a él cuál era el mensaje que quería transmitir. Olmedo dijo que traía un comunicado oficial así que Cerezo ordenó a un soldado que saliera a por él. 

El enviado se negó a entregar el mensaje al soldado porque tenía órdenes de entregarlo en persona y Cerezo fingió retirarse sin atenderlo. Finalmente el enviado cedió y entregó al soldado el mensaje para el gobernador, firmado por Diego de los Ríos y fechado el 1 de Febrero de 1899, en el que ordenaba a Enrique de Las Morenas que abandonase la plaza, siguiendo las instrucciones de Olmedo, dado que España había cedido la soberanía de las islas a Estados Unidos tras la firma del tratado de Paz entre ambos países.

Cerezo observó en la comunicación algunos detalles que no le convencieron acerca de su autenticidad y al volver, dijo al mensajero que el Capitán de Las Morenas se había dado por enterado y que podía irse. Los continuos ataques, cada vez mejor organizados, pretendían acabar definitivamente con el punto de resistencia español. Pero un nuevo parlamentario llega hasta la iglesia, se identifica como el Teniente Coronel Aguilar Castañeda, perteneciente al E.M. del General de los Ríos. 

Pequeños detalles hicieron dudar a Martín Cerezo de la autenticidad del nuevo parlamentario: su raro uniforme, sus pocos expresivos documentos de acreditación; e incluso el barco que, visible en la ensenada, aseguraban era para repatriarlos, pensaron, o creyeron ver, era un lanchón tagalo enmascarado como un barco real. Ciertamente los aparatos de observación que poseían no eran de gran calidad y para Martín Cerezo era increíble, que España hubiese abandonado Filipinas como insistentemente le decían. Esto era el factor base de su incredulidad.

Rechazados los argumentos del Teniente Coronel Aguilar, el jefe, perplejo y aburrido, hubo de retirarse sin antes decirle al Teniente: "¡Pero hombre! ¿Qué tengo que hacer para que Vd. me crea, espera que venga el General Ríos en persona?" A ello le contestó el Teniente: "Si viniera, entonces sí que obedecería las órdenes". Entonces reunió a la tropa, les relató cuál era realmente la situación y les propuso una retirada honrosa, sin pérdida de la dignidad y del honor depositado en ellos por España.

Los heroicos defensores como tropa bien disciplinada, le dijeron a su Teniente que hiciera lo que mejor le pareciera. Ante el asombro de los filipinos, vieron izar en la iglesia la bandera blanca y oír el toque de llamada. Seguidamente, hizo acto de presencia el Teniente Coronel jefe de las fuerzas sitiadoras, Simón Tersón, que escuchó a Martín Cerezo y le respondió que formulase por escrito su propuesta, añadiéndole que podrían salir conservando sus armas hasta el límite de su jurisdicción, y luego renunciarían a ellas para evitar malos entendidos.

El escrito que entregó el Teniente Martín Cerezo decía: "En Baler a 2 de Junio de 1899, reunidos jefes y oficiales españoles y filipinos, transigieron en las siguientes condiciones: Primera: Desde esta fecha quedan suspendidas las hostilidades por ambas partes. Segunda: los sitiados deponen las armas, haciendo entrega de ellas al jefe de la columna sitiadora, como también de los equipos de guerra y demás efectos del gobierno español; Tercera: La fuerza sitiada no queda como prisionera de guerra, siendo acompañada por las fuerzas republicanas a donde se encuentren fuerzas españolas o lugar seguro para poderse incorporar a ellas; Cuarta: Respetar los intereses particulares sin causar ofensa a personas".

Y así, honorablemente, dio fin tras 337 días de asedio el "Sitio de Baler". Una vez arriada la bandera, el corneta tocó atención y aquellos valientes se aprestaron a abandonar su reducto. Los Tenientes Martín Cerezo y Vigil de Quiñones, enarbolando la Bandera Española, encabezaban una formación de soldados agotados, que de tres en fondo, y con armas sobre el hombro, abandonaban el último solar español en el Pacífico, desde marzo de 1521. Le hacían pasillo soldados filipinos en posición de firmes, entre asombrados e incrédulos.

NOMBRES DE LOS 33 HÉROES SUPERVIVIENTES
Teniente Saturnino Martín Cerezo, natural de Miajadas, Cáceres
Médico Rogelio Vigil Quiñones, natural de Marbella, Málaga
Cabo Jesús García Quijano, natural de Viduerna de la Peña, Palencia
Cabo José Olivares Conejero, natural de Caudete, Albacete
Corneta Santos González Roncal, natural de Mallén, Zaragoza
Soldado Juan Chamizo Lucas, natural de Valle de Abdalajís, Málaga
Soldado José Hernández Arocha, natural de La Laguna, Tenerife
Soldado Luis Cervantes Dato, natural de Mula, Murcia
Soldado Manuel Menor Ortega, natural de Sevilla, Sevilla
Soldado Vicente Pedrosa Carballeda, natural de Carballino, Orense
Soldado Antonio Bauza Fullana, natural de Petra, Mallorca
Soldado Domingo Castro Camarena, natural de Aldeavieja, Ávila
Soldado Eustaquio Gopar Hernández, natural de Tuineje, Las Palmas
Soldado Eufemio Sánchez Martínez, natural de Puebla de Don Fabrique, Granada.

Soldado Emilio Fabregat Fabregat, natural de Salsadella, Castellón
Soldado Felipe Castillo Castillo, natural de Castillo de Locubín, Jaén
Soldado Francisco Real Yuste, natural de Cieza, Murcia
Soldado José Pineda Turán, natural de Sant Feliú de Codines, Barcelona
Soldado José Jiménez Berro, natural de Almonte, Huelva
Soldado José Martínez Santos, natural de Almeiras, La Coruña
Soldado Loreto Gallego García, natural de Requena, Valencia
Soldado Marcos Mateo Conesa, natural de Tronchón, Teruel
Soldado Miguel Pérez Leal, natural de Lebrija, Sevilla
Soldado Miguel Méndez Expósito, natural de Puebla de Tabe, Salamanca
Soldado Pedro Vila Garganté, natural de Taltaül, Lérida
Soldado Pedro Planas Basagañas, natural de Sant Joan de les Abadesses, Gerona.

Soldado Ramón Mir Brills, natural de Guissona, Lérida
Soldado Ramón Buades Tormo, natural de Carlet, Valencia
Soldado Ramón Ripollés Cardona, natural de Morella, Castellón
Soldado Timoteo López Larios, natural de Alcoroches, Guadalajara
Soldado Gregorio Catalán Valero, natural de Osa de la Vega, Cuenca
Soldado Marcelo Adrián Obregón, natural de Villalmanzo, Burgos
Soldado Bernardino Sánchez Cainzos, natural de Guitiriz, Lugo

En Manila, la Comisión española encargada de recibirlos, los alojó en el Palacio de Santa Potenciana, antigua Capitanía General. La colonia española los colmó de homenajes y regalos. En una de las recepciones, el Teniente Martín Cerezo recibió el abrazo del Teniente Coronel Aguilar que en son de broma le dijo: "Y ahora, ¿me reconoce Ud.?". A lo que contestó el Teniente "Sí, señor. Y más me hubiera valido haberlo hecho entonces"…

Por fin, el 29 de julio del 99 embarcaron en el vapor "Alicante" camino de España, llegando a Barcelona el 1 de septiembre, siendo recibidos por las autoridades civiles y militares. Los llamados "Los últimos de Filipinas" lo formaban 1 Teniente de Infantería, 1 Teniente médico, 2 Cabos, 1 Trompeta y 28 soldados. Así terminó la gesta, que cerraba el ocaso de un Imperio de 400 años, defendido con el esfuerzo y la sangre de tantos españoles que dieron su cultura y su religión.
...........................................
....................................

Con motivo de la proyección de película en todos los cines y los muchos comentarios suscitados en facebook, José Vicente Arnedo Lázaro escribe sobre la gesta de Baler y de nuestro paisano José Olivares lo siguiente:

 "Sobre el comportamiento de España con aquellos hombres y las diversas opiniones que circulan al respecto, me permito pasaros esta entrevista periodística que se le hizo al cabo José Olivares el 19 de febrero de 1946. Este moriría el 23 de diciembre de 1948 a la edad de 71 años.

Lo primero que me ha llamado la atención es que España, su patria y la nuestra, no parece que a posteriori se portara tan mal con aquellos hombres a tenor de lo dicho por Olivares. Puede, y no lo pongo en duda, que a alguno de ellos y por circunstancias personales, le fuera peor pero en principio e insisto que a tenor de lo mencionado por Olivares, no fue un olvido absoluto ni mucho menos.
             No hay texto alternativo automático disponible.  
Está claro que no se harían ricos pero con lo obtenido gracias a doña María Cristina, Alfonso XIII y Franco, pudieron vivir con dignidad.

a). Olivares fue cartero en su pueblo natal, Caudete, durante 37 años. El trabajo se lo concedió doña María Cristina de Habsburgo-Lorena, madre del futuro Rey Alfonso XIII y que entonces era la Regente ante la minoría de edad de su hijo.

b). El rey Alfonso XIII y ante la petición del mismo Olivares, concedió una pensión a todos los supervivientes de Baler de 2 pesetas diarias.

c) . Con Franco rigiendo los destinos de España, éste concedió a Olivares el título de Teniente honorario del Ejército español y un sueldo anual de 6.000 pesetas... ¡de las de 1945!

Por último, me permito resaltar unas líneas que resumen como pocas, el patriotismo que la mayoría de aquellos hombres atesoraba... pese a su guerra particular, los escasos desertores, la miseria que les rodeaba y su aparente "locura" por una causa que ya no era la suya, no se atisba en sus letras resentimiento ni antipatriotismo alguno, muy al contrario!!!...

 Dice Olivares en su entrevista que a los seis meses del asedio "[...] el teniente Martín Cerezo me dijo... Olivares ¿usted se compromete a incendiar el pueblo? A lo que respondí... Sí señor". Y al pedir voluntarios me siguieron en número de catorce. [...]. También guardo gratísimo recuerdo del médico don Rogelio Vigil de Quiñones y Alfaro, el cual me regaló el reloj de su uso personal, entusiasmado por nuestra hazaña al salir para incendiar el pueblo de Baler" (por cierto que el reloj décadas después Olivares se lo regaló al hijo del médico).

Si a los seis meses del sitio al cabo Olivares le siguieron 14 voluntarios (no forzosos... soldados españoles voluntarios para morir si hacía falta), cuando nuestros muertos por las balas y la disentería ya se amontonaban... y el famoso doctor Quiñones le regaló su reloj personal "entusiasmado por nuestra hazaña"... creo que la película, en líneas generales, no se corresponde con la realidad del hecho histórico en sí. Una pena porque así no se hace justicia ni a la mayoría de aquellos hombres ni por supuesto a España y su historia. En fin, espero que sea de vuestro interés estas breves líneas de uno de los supervivientes".






 

1 comentario:

  1. Mi abuelo ya muerto y conocido de olivares ya me comentaba que cuando invitaron a olivares al estreno debía primera película en valencia se bino indignado por que no reflegaron la verdad. De lo ocurrido.Y siempre me dijo que tampoco se hizo en nada de la guerra civil. Las historias se cuentan según el interés del narrador y no se dan cuenta del mal que hacen a la historia y recuerdo de las personas que lo sufrieron.

    ResponderEliminar