“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

viernes, 9 de marzo de 2018

"Marx y el capitalismo actual", por Óscar de Caso. "Marx siempre estuvo comprometido con la emancipación de la parte sufriente de la humanidad".


 
          Karl Marx (1818-1863) es particularmente conocido por haber escrito El Capital en tres tomos, aunque los dos últimos fueron escritos por Friedrich Engels sobre la base de manuscritos de Marx.
          Su investigación social y científica ha hecho posible comprender mucho mejor cómo opera el sistema económico conocido como capitalismo y, al mismo tiempo ha creado un importante abanico de teorías de la crisis que contribuye a hacernos entender de por qué eventualmente colapsa el sistema.
Nos hace entender en su libro que el capitalismo es un sistema histórico cuya síntesis interna crea desigualdad y también las condiciones para su propia destrucción.
Una destrucción que puede venir ocasionada por factores sociales, como el incremento de la desigualdad que se encuentra detrás del surgimiento de nuevos movimientos antisistema, o por factores físicos, como puede ser el agotamiento del planeta.
         Marx nunca basó su defensa del comunismo en valores éticos y morales; de hecho, criticó con dureza a quienes así lo hacían. Siempre le importó más el conocimiento que la moral.


    Esto quiere decir que el comunismo queda justificado no porque cuente con una moral superior, sino porque el estudio y el conocimiento del capitalismo y de la historia de la humanidad le ha llevado a esa conclusión sobre la base de la ciencia y el raciocinio a explicar que el socialismo estaba en el interés de la clase trabajadora.
          Fueron la fuerza productiva de los trabajadores en la época feudal y sus relaciones con los señores del castillo los que abren una época de revolución social.


  Estos hechos vienen a explicar por qué al feudalismo le sucede el capitalismo y por qué el socialismo será un necesario continuador del capitalismo, y esto se deberá a que las relaciones de producción socialistas sí permitirán extender la capacidad productiva más allá de lo que permite el capitalismo.
          No hay duda que pasar del capitalismo al socialismo será un proceso tortuoso, aunque necesario, pero será históricamente preciso porque permitirá desplegar una gran capacidad de desarrollo de las fuerzas productivas.
          La razón de por qué El Capital parece una recreación del momento actual es la gran semejanza que tiene con el capitalismo del siglo XIX. Las reestructuraciones empresariales que implican despidos de miles de trabajadores, la crisis macroeconómica y sus efectos, los comportamientos, el capital financiero…
Es como si estuviéramos volviendo poco a poco al siglo XIX. O puede ser que El Capital tenga la capacidad de explicar el funcionamiento de un sistema que ha cambiado poco y cuyos principales fundamentos se mantienen invariables y comprendiéndolo nos sería muy útil para entender el mundo en que vivimos. Y para transformarlo…
          Aunque las teorías liberales consideran que el capitalismo es un sistema que puede reproducirse a sí mismo de forma automática, Marx esto lo corrobora constantemente y subraya la capacidad de recuperación del propio capitalismo, lo cierto es que le sorprende mucho.
          Marx siempre estuvo comprometido con la emancipación de la parte sufriente de la humanidad, quería que éstos pasasen de “la necesidad a la libertad”.
          No se trata, no se equivoquen benditos lectores, de mantener el comunismo en un Museo ni de agradecerle los servicios prestados a favor de la democracia y los derechos humanos. Es algo mucho más poderoso. Se trata de reconocer su vitalidad y su capacidad para la emancipación humana también en el presente.
Especialmente en un presente que cada vez se asemeja, como he dicho anteriormente, más al del siglo XIX. Las enormes desigualdades que padece la parte más sufriente de la humanidad no serán revertidas por medio de educadas peticiones a las clases dominantes, sino por medio de la organización y de la lucha.
          Las conquistas que la clase obrera alcanzó tuvieron un altísimo coste para sus protagonistas y, sin embargo, en nuestros días están siendo arrebatadas con enorme facilidad, la mayor parte de las veces bajo la excusa de necesidades técnicas. Aprender del pasado es un paso necesario para actuar en el presente.
POSDATA.- Este escrito no hubiera sido posible sin la opinión compartida entre el señor Alberto Garzón y un servidor.
 
          El poema que concluye el escrito de hoy lo ha elegido el albur, debido a que tenía sobre la mesa, releyendo el libro de poemas del señor Benedetti, don Mario, escrito en 2008 y titulado “Testigo de uno mismo”; lo he tomado y lo he abierto sin mirar, apareciendo el soneto “Soneto de la esperanza”. Aquí os lo dejo.
La esperanza tiene algo de candela
y no es sencillo tenerla encendida
especialmente si uno se descuida
y deja que le quiten lo que anhela.
Hay que moverse en calma y con cautela
guardando la ansiedad en su guarida
no dar ninguna causa por perdida
y usar el corazón de centinela.
Esperanza no es un mero episodio
sino un signo de vida que es ayuda
y no se entiende nunca con el odio.
Hay que pensar en limpio y es bastante
y aunque nos enfrentemos con la duda
con la esperanza vamos adelante

 
 
 
 

 
 
 
 
 


8 comentarios:

  1. SOCIALISMO O BARBARIE. Ahora estamos en la barbarie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias al capitalismo vive el socialismo

      Eliminar
  2. Marx está más vigente que nunca. Sufrimos un capitalismo desbocado en un planeta ecológicamente ya insostenible, una economía donde las rentas financieras aumentan exponencialmente mientras las del trabajo bajan provocando una concentración de capital y unas desigualdades sin precedentes con una clase política incapaz de reaccionar ante sus amos.
    No creo en la recuperación del capitalismo en este punto se ha convertido en un monstruo estéril que terminara devorando hasta a sus propios hijos.
    Ante el fracaso de los modelos del último siglo se abre ante nosotros una gran incógnita y una esperanza ¿Habremos aprendido algo?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo todo los que Vds ha escrito es una consecuencia de lo que nosotros mismo, hemos creado y queremos, ya que solo pensamos en tener mucho dinero, sabiendo que no lo vamos a gastar en nuestro año de vida, pero queremos, más y más.
    Y la clase política, pues esta también está enganchada a este sistema, ya que son ellos los primeros, que están deseando llegar al poder o tener algo de poder, para robar y tener mucho dinero, ejemplo Rato, procede de una familia muy rica, pero por lo visto, no tenía bastante y quería más.
    Y es verdad, los ricos cada día son más ricos y los trabajadores, pues eso, cada día hay que hacer más números para sobrevivir.
    Pero lo de los ricos, son todos iguales, tanto los que son de derechas, que, de izquierdas, no por ser de izquierdas, son distintos, ejemplo, Jamie Roures, es uno de los más ricos de España y es de izquierdas, no pensemos que solo la derecha es ricos y egoístas.
    Pero otra cuestión que me hago yo, ¿si nosotros pudiéramos, haríamos lo mismo?
    Un español de bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los papás de Marx,Engels,Lenin y Stalin eran capitalistas, lo sabías D.Diego?

      Eliminar
    2. Cierto Acólito ¿y?

      Eliminar
    3. Tocino y velocidad, plato tradicional caudetano.

      Eliminar
  4. Acolito, NO, pero mucha gracia por la información, lo cual quieres decir, que del capitalismo, NO SE ESCAPA NADIE.
    Ahora mismo cojo la Wikipedia y la leo, ah y no es cachondeo, suelo enterarme de muchos personajes por ese medio, el cual es muy útil y te saca de muchos apuros.
    Un español de bien.

    ResponderEliminar