“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

jueves, 12 de julio de 2018

"Resignación. No ¡Levántate y piensa!". "Nos fuerzan a resignarnos porque han comprobado que los pueblos resignados, cuando tienen problemas, no son rebeldes ¡son mansos!", por Óscar de Caso.


         Comenzaremos el escrito de hoy, benditos lectores, con pura ortodoxia. La segunda acepción del vocablo “resignación” admitido por la RAE lo define como: “Conformidad, tolerancia y paciencia en las adversidades”. A este dictamen un servidor le añadiría: hasta cierto punto.
          La resignación viene a ser como un producto de drogadicción que consigue poner a dormir la conciencia de las gentes. Logra que, fomentando la maldita competitividad, el crecimiento sostenido y los mercados, nuestros ojos se cieguen y no veamos con que celeridad se contaminan los ríos, los mares y los aires.
          El único discurso totalitario y globalizador nos obliga a no buscar otra salida, esta es la única posible. Nos fuerzan a resignarnos porque han comprobado en multitud de ocasiones que los pueblos resignados, cuando tienen problemas, no son rebeldes, son mansos, muy mansos…
          Es una apreciación curiosa que esta total conformidad se diluya entre la gente que no quiere verla, o que no le gusta, o que no se da cuenta, o que no le dejan que se dé cuenta que nos han metido en la máquina del tiempo, han puesto la marcha atrás y llegaremos a cotas del siglo XIX.
          Escribamos acerca de la resignación del desempleado al que le surge su propia culpabilidad por no lograr un empleo. Le hacen creer que el único responsable de la situación tan terrible en la que se encuentra es él (filosofía protestante de EE. UU) por no haber sido capaz de triunfar. De este modo, el dominio del poder elude responsabilidades sobre el parado y el pobre oprimido tiene que cargar con esa penitencia.
          En los tiempos que corren la presión dominante del poder no necesita de la Fuerzas Armadas o paramilitares; han encontrado el método más terrible, eficiente y cruel: el dominio de la mente desde los televisores, desde las sentencias de los tribunales, desde los discursos de los grillos políticos que le cantan a la aurora. Principalmente, desde los medios de comunicación que solo le dicen al pueblo tan solo una parte de la verdad.
 Forman un rodillo de discursos dominantes que generan indefensión, un poquito de miedo, mezclado con ilusiones esporádicas, y más de lo mismo todos los días.


Construyen esa arquitectura de la indiferencia que dicen que está basada en el que “por mucho que yo haga algo las cosas no van a cambiar”. Se trata de no adocenarse, de crear un relato, otro distinto, entre la insumisión y la inmolación, y la sumisión y la obediencia; imágenes que despierten ilusión e iniciativa.
          No quieren que seamos personas con memoria ni conozcamos la historia; únicamente precisan de esclavos que no duden, que no reflexionen, que estén deshumanizados. Al desprenderlos de la memoria son como zombis que nada más que se estimulan con las autopsias en vivo de los programas del corazón o bien con los partidos del Barça-Madrid; más fútbol que nunca… Frivolidad a raudales.
          Acabo este escrito lo mismo que como acabó el señor Anguita, don Julio, una charla en presencia de un servidor, diciendo: “Levántate y piensa”
          Con el contundente título del poema “No” del señor Bertol Brecht finalizo, con incierta esperanza, el escrito de hoy.
No aceptes lo habitual como cosa natural.
Porque en tiempos de desorden,
de confusión organizada,
de humanidad deshumanizada,
nada debe parecer natural.
Nada debe parecer imposible de cambiar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario