“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

martes, 11 de agosto de 2015

El desarrollo urbanistico de Caudete: el impacto social de los primeros bloques en altura como el del solar de los padres Carmelitas promovidos por Rafael Requena y Juan Vinader.

 El otro día coincidí  con Rafael Requena en Los Mirenos. A la derecha de la barra había una cubana hablando con Miguel. Una inglesa estaba jugando con la máquina tragaperra y en eso que llegó Mohame, marroquí, con una tecnica muy incisiva a intentar vendernos calcetines de algodón y linternas con leed. Precisamente hablando de cómo ha cambiado la cosa al pasar de la emigración de la década de los 60 -sobre todo a Francia a vendimiar- a la actual inmigración con un 10% aprox. de la población de otras nacionalidaes es cuando salió a rodar su actividad promotora con Juan Vinader

   Fue en 1974 cuando Rafael y Juan le compran a los Curas Carmelitas un solar -más que solar era el huerto de los curas- por 5,5 millones de pesetas situado entre el patio del Colegio, donde se construira la Piscina Climatizada y la actual calle Alcalde Luis Pascual. El solar había sido propiedad de D. Cristóbal Graciá Martínez quien al venderlo impuso una claúsula que tuvieron que levantar por pasar el solar de público a uso privado. Cristóbal había sido Gobernador Civil en La Coruña y Murcia además de Subsecretario del Ministerio de Trabajo. Es el abuelo del farmeceútico de la Plaza del Carmen.

 Entre el patio del Colegio y este solar solar se proyectará más tarde una calle -Fray Elías Requena- por donde discurría una acequia que, a través de un minado, traía el agua desde la zona de Capuchinos -cerca de El Palacio- hasta una balsa de regulación para riego situada en el mismo lugar donde hoy esta la Piscina Municipal. Es en este solar, el huerto de los curas, donde Juan y Rafael proyectarán dos inmuebles con 96 viviendas que reducen a los actuales 84 al suprimir dos viviendas por planta en el bloque Norte (junto a la calle El Molino)

El Arquitecto al que le encargan el proyecto se llamaba Emilio Alberola y el Aparejador José Alarcon Bernabé. Alberola diseña unas viviendas singulares, muy bien distribuidas, con mucha luz al dar casi todas sus piezas a la calle. Para conseguirlo situan entre los dos bloques una plaza pública: Plaza de la Constitución. Son los inmuebles de más altura hasta ese momento: planta baja y seis alturas, junto a los del Paseo, calle San Juan y La Torre que levanta Pedro Sanchez Algarra delante del Paseo Luis Golf. 

   Como anécdota les diré que tan solo un año más tarde del inicio de estos dos bloques, en mayo del 1975, cambia la Ley del Suelo de 1956 (la primera que se redactaba nivel Estatal) que solo permitirá levantar tres alturas más ático. La construcción se realiza muy rápida, en poco más de un año, con una estructura en parte prefablicada por la casa Prevalesa. Las viviendas se vendieron a 648.000 pesetas (3.900 €) las más grandes y a 530.000 pts  (3.200 €) las pequeñas. Un albañil cobraba entonces 3.000 pesetas (18 €) a la semana. 

  Si estudiamos con detenimiento los números, lo que se disparará con el paso del tiempo es el precio del suelo y por ende el de las viviendas. Los sueldos, por desgracia, no han evolucionado proporcionalmente al incremento del precio de las viviendas. Hoy andamos sumidos en una crisis de proporciones bíblicas aunque todo es decirnos De Guindos y Montoro que estamos saliendo del túnel. Si: pero unos antes que otros sin contar los que no saldrán nunca por tener una edad en la que ya no te contratan. Ahí estan en el centro del pueblo los dos bloques de Rafael y Requena que contribuyeron a ir sustituyendo la casa rural por el piso con ascensor.

Por esta calle que se ve en la foto superior -Fray Elías Requena- discurría la acequia que traía el agua   desde Capucinos a la Balsa de regulacion situada donde esta la piscina Municipal de verano. Con acceso por la calle Principe de los Ingenios habia dos lavaderos y otro mas pequeño en la Puerta la Villa  conocido como el de "las Molinas o las Lolas". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario