“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

martes, 8 de septiembre de 2015

Con sol, la fiesta es más llevadera que con agua. ¿Dos desfiles en días consecutivos? Mejor celebrar uno con más intensidad, más rítmo y mayor entrega. No se les olvide que "sin música no hay fiesta".

   Me fui ayer a Valencia a llevar a tres amigas portuguesas al Aeropuerto -las sobrinas de Isita habían venido a ver la fiesta, no a ver llover- y cuando he vuelto me he encontrado caras más alegres que cuando me fuí. No cabe duda de que el sol le da alma, vida y alegría a la fiesta. Me he echado la cámara encima y me he ido a la Guerrilla. Moros contra cristianos ...¡a trabucazo limpio! La Plaza estaba llena de espectadores. Tras su organización, cada vez tiene más parroquia este singular acto de arcabucería. El desfile de los Embajadores, por la calle Mayor, ha sido espectacular. La gente ha correspondido con aplausos.

       La concejala de Fiestas, Concha Vinader, que tenía mejor cara, estaba sentada al lado de unos amigos de Sax que han invitado a presenciar la Embajada. Mañana, como primeramente ocurre en 1492 y, más tarde, en 1606, volverán a expulsarnos a los moros de la península. La Procesión ha dado comienzo con la rueda del volante de los Mirenos. ¡Impresionante! Poco después me ha contado el Presidente de esta Comparsa que, hace tres décadas, salían ochenta parejas a disparar que tiraban nada menos que 800 kg de pólvora, la misma cantidad que este año han pedido las cinco Comparsas. Entre su alto precio, 30 €/kg, y unas normas cada vez más rectrictivas de su uso resulta que uno de los actos más multitudinarios se esta viendo reducido a menos de la mitad. Me decía Antonio que no dejar salir a disparar a menores de edad es un error. 

   Mañana, el desfile de La Enhorabuena. Para el jueves esta programado celebrar el de La Entrada, desfile que, por causa de la lluvia, se tuvo que suspender. Dos desfiles iguales -solo varia el itinerario- en días consecutivos, parece que no tiene mucho sentido. Tal vez no sería descabellado no celebrar uno de ellos. Por ejemplo, realizar mañana el de La Entrada y dejar el de La Enhorabuena para el año que viene. O mejor...¡al revés!, mañana La Enhorabuena, según lo previsto, y el de La Entrada dejarlo para el 2016. Supone un ahorro nada desdeñable. No se si me estoy metiendo en un charco que no me corresponde. Pero... dos defiles en dias consecutivos da la sensación de que no tiene mucho apasionamiento. Mejor celebrar uno solo con más intensidad, más ritmo y mayor entrega. ¡Ustedes mismos! Y no se les olvide que "sin música ...no hay Fiesta"












































                            


























































































No hay comentarios:

Publicar un comentario