“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

sábado, 2 de enero de 2016

El buen tiempo propicia la participación en los actos programados por la Cofradía del Dulce Nombre Jesús como la Eucaristía y la Procesión

La Cofradía del Dulce Nombre de Jesús es una de las más antiguas de las que han perdurado con el paso del tiempo y los Bailes del Niño una de las tradiciones más populares de las que puede presumir Caudete que, con algunos altibajos, han mantenido siempre el interés de los caudetanos. No se conciven las Navidades sin los bailes del Niño.

     Ayer, sí hubo coordinación, no como el año pasado. A su tiempo se llamó a la grúa para que retirara un coche que había en la puerta del Ayuntamiento y a su debido tiempo le fue entregada al Alcalde la vara de mando. A esta correcta coordinacion, no como el año pasado, hay que sumarle el buen tiempo, que hizo que los actos programados contaran con mucha participacion. 

Tanto es así que, de no llover durante este mes, hacer rogativas será una de las propuestas que se le haga el Niño Jesús para ver de salvar algo del campo. Nunca habíamos pasado unas Navidades con tanto calor. Ayer, al medido día, el termómetro de la Farmacia de la calle El Molino marcaba los 18 grados.

    Por la mañana tenía lugar la Eucaristía en la Parroquia de Santa Catalina donde los Reyes bailan delante del Niño con diez músicos  de la Banda de Santa Cecilia entonando las tres piezas. También cantó, bajo la dirección de Moisés López, Mª Teresa Navarro Serrano acompañada al órgano por el jóven Daniel Gonzalez. Lo hacen muy bien. Al finalizar, toda la comitiva se dirije a la puerta del Ayuntamiento para bailar y, por la tarde, tuvo lugar la Procesión del Niño bailándole, en cada estación, una docena de parejas que acompañan a los Reyes.  

      A Francisco Berenguer y su hija Ángeles -los del Reinado de mañana-  así como a Antonia Villaescusa Sánchez y su hijo Raúl, los Reyes del segundo día, se les nota que han ensayado y que por eso bailan muy bien. Pero, sin ánimo de polemizar, quienes llaman la atención son los nietos del que fuera Alcalde de Caudete Vicente Lillo. Elena y Moisés Lillo Albertos le ponen mucho interés y atención a lo que hacen por lo que es toda una atracción ver bailar a los dos hermanos. Ya sé que sus padres llevan muchos años de mili y que de raza le viene al galgo. ¡Cómo hubiera disfrutado Lillo viendo bailar a sus dos nietos! Ahí lo dejo.

       También quiero hacer constar la buena predisposición de nuestro Antonio Pascual de Teresa que, con 97 años, ahí lo tienen ustedes colaborando en la Eucaristía como atestigua la foto que me ha mandado Joaquin Gimenez. Y aunque hace mucha falta el agua para el campo, esperemos que se quede con nosotros unos días más el anticiclón para que los Reyes puedan lucirse bailando en la Plaza ya que el gasto que hacen y la ilusión que derrochan van parejos. 

     Les dejo a ustedes con un pequeño reportaje gráfico para que puedan apreciar que la tradición de bailar y venerar al Niño Jesús, que arranca de mediados del siglo XVI promovida por los curas Franciscanos, sigue viva. 
Felices Fiestas a todos

































































                         
                             














                             









                            




















No hay comentarios:

Publicar un comentario