“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

sábado, 29 de abril de 2017

"Las estrategias del miedo. Primera parte" por Óscar de Caso. "El único sentido de la palabra libertad.... es perder el miedo. Uno solo se puede sentir libre cuando pierde el miedo "


           El miedo es la gran arma del poder desde siempre. Lo sabemos todos. Tratar de negarlo es ridículo. Podemos construir tótems e invocar a dioses malignos o decirnos cada día que están a punto de saltar la valla 50 mil inmigrantes y que mañana nos van a cambiar el contrato laboral. Da igual, todo son estrategias del miedo.

          El miedo no es algo ficticio. El miedo es parte de nuestra materia humana. ¿Qué hacemos con el miedo? Tampoco se puede negar simplemente.
          Con la poderosa herramienta del miedo, que difumina la libertad, nos atenazan y nos llevan al conformismo desde hace muchos siglos. 

Nos han robado la capacidad de buscar soluciones al secuestrar la voluntad popular y encerrarla en el esquema de los tradicionales partidos políticos, que son los encargados de organizar nuestra existencia en exclusiva, sin dejarnos campo operativo a nosotros, los receptores de su obra, sus víctimas, sus valedores. 
   Creo, por tanto, que “lo llaman democracia y no lo es”; y que está pendiente de incluir entre las reivindicaciones de los distintos movimientos el más elemental: el derecho a una vida digna; al reclamarlo, gran parte de la sociedad “conservadora” muestra una sonrisa cínica y burlona e intentan esconderlo dentro del cajón de las utopías irrealizables.

          Bueno, como no queda otro remedio, relacionémonos con los miedos. Y, por supuesto, sin miedo alguno. Y por eso pasan también todas esas formas colectivas de luchas actuales. 

Lo que ha hecho la PAH ha sido relacionarse con el miedo, básicamente. Con el miedo que hace que cada uno se relacione solo y ante el abismo respecto a una situación material, concreta,  que es tener un techo bajo el cual dormir.
          Si en vez de abandonarnos cada uno con nuestros fantasmas, cada uno con sus noches solitarias, cada uno con la inminencia de su terrible amenaza, buscamos y aprendemos a elaborarnos, sobre todo a convergernos colectivamente, a entender que no era para tanto porque se puede luchar de otra manera, porque se puede vivir de otra manera; es ahí cuando el lado político de la vida, esa política en sentido real, tiene efectos de transformación y de cambio.

          ¿Qué es lo que coarta la libertad? Básicamente el miedo. La libertad es lo primero que se tira al cubo de la basura cuando llegan períodos de crisis, como si fuera un elemento prescindible

Se establece un orden de prioridades: trabajo, orden, seguridad, justicia… como si la libertad fuera compatible con alguna de ellas. A lo largo de la historia, como si de un resorte se tratara, en los momentos de conflictividad social, lo primero que se recorta es la libertad. ¿Les viene sonando esto de algo…?
Resulta muy ilustrativo comprobar cómo resuelven o se enfrentan a sus miedos los países estúpida y ridículamente llamados del segundo o tercer mundo (creo que nunca podré llegar comprender  estos escalafones; son pobres ¡y ya está!; siempre nos están robando las palabras).

 Estos pueblos, al parecer, se echan a la calle en masa ante cualquier tropelía  que cometan sus líderes; llenan sus calles, aún sabiendo de antemano la dureza con que se reprimen estos hechos y que pueden salir muy mal heridos de estas manifestaciones. 

No logro saber donde reside el coraje de estas personas para poder enfrentarse a sus miedos; es posible que, como por desgracia, llevan muchos años oprimidos bien por el colonialismo agresivamente saqueador de siglos pasados, o bien por el continuo hartazgo de tiranos y caciques impenitentes no tengan nada que perder ni nada que temer. Lo encuentro admirable…
          La represión viene encima del miedo. Toda acción de coerción, de represión, de condicionamiento, funciona sobre la base del miedo. La primera condición ineludible para ser libres, para tener una vida y una sociedad más libres, es perder el miedo. Relacionarnos de otra manera con nuestros miedos. 

Para mí el único sentido de la palabra libertad es ése. Perder el miedo. Uno solo se puede sentir libre cuando pierde el miedo; aunque el mayor de los miedos de todos es al uso de la libertad.

          Mario Benedetti compuso el siguiente poema titulado “Bostezo” incluido en el libro “La vida ese paréntesis” (1995-1997). En él ridiculiza a esas personas carentes de sentimientos, que pasan por la vida aburridos ante las injusticias y los vaivenes de la sociedad; seres casi prescindibles.
 Esas personas que como escribía el señor Machado, don Antonio: “viven entre una España que se muere y otra España que bosteza”.
          Aclararé, de antemano, algunos términos que utiliza el poeta con el fin de ahorrarles el paseo hacia el diccionario:
-Chafalonía= Conjunto de objetos inservibles.
-Taumaturgo= Mago.
-Promesario= Prometedor.
Así mismo, para una mejor comprensión de su lectura los signos ortográficos son de mi autoría, debido a que el señor Benedetti no acostumbraba a ponerlos.
¿No te aburre asistir a esta sequía 
de los sentimientos? ¿a esta
 chafalonía de los vencedores?
¿al promesario de los púlpitos?
¿al fuego fatuo de los taumaturgos?
¿al odio de los viscerales?

¿No te empalagan los alabanceros?
¿la caridad de los roñosos?
¿el sesgo irónico de las encuestas?
¿los mentirosos constitucionales?
¿no te amola el zumbido de los frívolos?
¿las guasas del zodíaco?
¿el vaivén de la bolsa?

¿No te viene el deseo irreprimible
de abrir la boca en un bostezo espléndido?...
Pues entonces bosteza, hijo mío, bosteza
con la serenidad de los filósofos
y la cachaza de los hipopótamos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario