“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

sábado, 8 de abril de 2017

"Informe del Estado Social de la Nación. O lo que viene a ser: cómo de jodidos están una gran parte de los españoles", por Óscar de Caso.

          Hoy les escribiré exactamente del tema que pongo en el titular. Se trata de un informe realizado con criterio y objetividad por la Coordinadora de los distintos Servicios Sociales de este país. Su contenido lo explica de una manera clara y sencilla el señor Gustavo García representante de este colectivo, persona a la  que me remití meses atrás, en otro informe dedicado al mal trato que estaban recibiendo por parte de este Gobierno las personas dependientes.

    Básicamente, este informe nos dice que la gran mayoría de los ciudadanos se encuentran instalados en una gran precariedad, y ésta, por desgracia, es progresiva. Explicaré lo que los eruditos en lengua española entienden por “precariedad”: “De poca estabilidad o duración. Que no posee los recursos o los medios suficientes. Convertir algo, especialmente el empleo en inseguro o de poca calidad”. ¡Nos lo han dejado bien claro, verdad!

          Pretenden, y lo están logrando, robarnos el futuro. Eso por lo que han estado peleando las proletarias generaciones anteriores. Quieren que nos conformemos, y estemos muy agradecidos, de poder sobrevivir con estos empleos que nos ofrecen.
          Para los "amos del castillo", la clave es la economía. La sociedad somos daños colaterales (¡malditas 2 palabras!), algo secundario. Hay que poner el acento otra vez en la sociedad, tan desigual como se encuentra. Aunque se genere más riqueza, sino se distribuye de manera equitativa, hace que a algunos les vaya muy bien, aumentando sus beneficios un 6%. 

Si consiguiendo estos beneficios, se les aumentase el sueldo a sus empleados en un 6% o menos, los empresarios pondrían el grito en el cielo dando la sensación de que se fuese a acabar el mundo, y de que todo marcharía muy mal. Está claro, por un lado marcha la economía, por otro lado, bien distinto y distante, se arrastra la sociedad.
          Acerquémonos a los datos:

-2 millones de personas llevan en el paro más de 2 años.
-1 millón de personas  permanecen en el paro más de 4 años. Este tipo de desempleo es el que  no se reduce de ningún modo.
-Hay 5 millones que viven de la prestación de desempleo, subsidio o rentas mínimas de inserción con unas cantidades de dinero vergonzosamente ridículas.
           Con estas cifras tan crueles se debería hablar ¡ya!, de una renta básica; a estas personas no solo hay que darles recursos, sino motivos para vivir. No solo es la falta de trabajo, sino la situación anímica en que se encuentran.

          Otro dato muy significativo: En España hay 8 millones de personas con contrato de trabajo que son pobres; tienen dificultades para lo más básico de la vida. Si ya ser pobre es humillante y cabrea, ser menesteroso y tener que ir a trabajar es que tiene que sentirse uno con un rebote mayúsculo. Son verdaderos héroes que están sobreviviendo en esta situación.

          La precariedad impide proyectos. La mejor manera de impulsar la natalidad, más que la conciliación laboral sería derogar la reforma laboral para poder volver a generar mecanismos de mayor estabilidad en el empleo.
      A los trabajadores se nos clasifica como piezas de un engranaje: “ahora te pongo, ahora te quito; te vas, te vienes”. Los trabajadores teníamos que ser lo fundamental en el sistema productivo, y no lo somos; somos como piezas de una maquinaria.
          De la pobreza se puede salir. De la pobreza se pasa a la exclusión social. Existen en España 400 mil personas que ya han desistido de buscar trabajo, que se sienten muy desanimados. Si en el hogar hay hijos que lo viven, está demostrado que las siguientes generaciones, aparte de los déficit que van a tener de desarrollo, supondrá un gran esfuerzo el superarlo. 

El estudio dice que la pobreza se ha vuelto estructural por su extensión y por su prolongada duración. Si esta situación se pasa a otras generaciones las consecuencias serán terribles porque se socializan en un entorno de pobreza. Estas circunstancias vienen a denominarse "Transmisión intergeneracional de la pobreza”.

       Pasemos de inmediato al apartado más vergonzante para este Gobierno Popular ¡qué paradoja, lo de popular!. Las personas dependientes: hay 1 millón 200 mil personas valoradas como dependientes, de ellos 340 mil están sin recibir ni prestación, ni servicio al que tienen derecho reconocido.

          En julio de 2012 se pegó un tijeretazo al Presupuesto. La Ley de Dependencia se encuentra en “estado de insumisión” por parte del Gobierno; una Ley que está aprobada en las Cortes, no lo olvidemos nunca. 
La Ley tuvo su 10º Aniversario el pasado 14 de febrero; en esas mismas fechas se trató el tema de las “autopistas fantasma”, esas que se construyeron por megalomanía  o por supuestos favores a amiguetes, que jamás reportaron beneficio alguno.

 Pues bien, el Estado pagó más de 4 mil millones a los dueños de estas empresas para indemnizarles las pérdidas, porque así estaban obligados por el contrato tan estúpido y ventajoso que se les hizo en su día a estos tipos.

          Si mil quinientos millones de euros los hubieran invertido (sí, escribo invertido) en los dependientes se hubieran podido generar 90 mil empleos. No deseo despotricar  más sobre este asunto, ya me despaché en su día.

          En cuanto al paro juvenil, el informe de las Coordinadoras Sociales  viene a significar que en el año 2015, último año que existe informe y datos oficiales, sitúan en 75 mil personas las que se han visto obligadas a emigrar.

 Así como el Gobierno cuenta todos los años con escrupulosidad y festejo  los turistas que nos visitan de fuera, es evidente que no le interesa contar la gente que se ve obligada a emigrar, o como dice alguna Ministra con un sentido muy negro del humor: “a conocer mundo”. Para el país es un despilfarro innegable y un drama personal. Para esta Ministra parece que solo se trata de turismo.
          Estos jóvenes son unos héroes, son los que tenían que estar soportando el futuro de las pensiones y, por desgracia, lo hacen para los países extranjeros. El día que cambiemos la mentalidad, cambiaran las Leyes. Que nadie se crea que la economía es así necesariamente por naturaleza. El poder se esfuerza mucho en mantenernos engañados.

          El tema poético de hoy lo ilustra el señor Serrat (cómo no) con la canción en catalán “La primera” del disco “Per al meu amic” (Para mi amigo) de 1973. En este tema, Serrat expone con maestría y sutileza la pérdida de la virginidad con una prostituta. Viaja a los fulgores del recuerdo de aquel encuentro agridulce con la pérdida de la virginidad.

 “La primera” evoca al hermano mayor que contaba historias atrevidas, cargadas de erotismo. Junto a la referencia del hermano aparece la muchacha rubia, adolescente y virginal que se sube al tranvía a la caída de la tarde y que hubiese sido el mejor modo de perder la virginidad, abrazándose al amor más claro y estallante. Hija del tiempo histórico en que se enmarca, con esa imagen ejemplarmente captada del que aguarda su turno detrás del suyo, porque... todo es mecánico y forzado
Francamente
me hubiera gustado mucho más
que hubiese sido primavera
y que la primera
hubiera sido aquella muñeca rubia
delgada y pecosa
que cada tarde
subía conmigo al tranvía
cuando el día se dormía.

Francamente
me hubiera gustado mucho más
que tu cuerpo harto
de diez duros y la cama aparte,
pero esas cosas van como van
y en aquel tiempo no me dejaron elegir
y no me sabe mal
ni me avergüenza
que fuese en tu pila
mi bautizo de amar.

Fuiste honrada y sincera
y la primera,
de segunda mano.
Pero, francamente
me hubiera gustado mucho más
que aquel catre, un pajar
donde la primera
se hubiera dejado llevar con vergüenza
entre mentiras y un poco de ‘coña’,
e ir haciéndolo, sin prisas,
derramando ternura.

Francamente
me hubiera gustado mucho más
que hacer de aprendiz
mientras en la puerta esperan otros
sintiendo el olor
de alguien que estuvo antes que yo
y no me sabe mal
ni me avergüenza.

Eres parte de mi historia
y por eso puedo dibujarte
deseando bajar bandera.
Ay…, la primera
de segunda mano.

Francamente
me hubiera gustado mucho más
que hubiera sido primavera
y fuera la primera
la continuación
de aquellas historias verdes,
romances tiernos,
que el hermano mayor mentía
sentado en la acera.

Francamente
me hubiera gustado mucho más.
Benévolamente,
le gustan vírgenes al adolescente,
pero, como usted,
se come lo que se encuentra por la calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario