“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

miércoles, 1 de julio de 2015

La Asociación de Vecinos del Barrio de San Francisco saca a D. Francisco Albalat Navajas a la calle a presenciar su obra casi 100 años después de su muerte.


  El pasado sábado tuvieron lugar dos inauguraciones. La primera fue una escultura metálica que representa a D.Francisco Albalat Navajas situada en el paseo central de la calle San Jaime al lado de la calle Juan Arellano  el amigo y maestro de obras que trabajó a las órdenes de D. Paco en todos sus proyectos arquitectónicos. Por lo que nos cuenta Joaquin Mollá, se compenetraban muy bien promotor y constructor.

   A continuación la comitiva se desplazó al final de la calle Las Eras donde se inauguró una placa de mármol que nos recuerda que a esta zona se le conocía como Las Puertas de Valencia ya que era la salida natural del pueblo al Reino de Valencia al que pertenecimos más de 500 años. Se trataba de una reivindicacion de la Asociación Cultural Amigos de la Historia Caudetana. 

Su Presidente Antonio Conejero fue el encargado de leer un manifiesto que pueden leer ustedes más abajo. Donde esta el actual bloque de viviendas, promovidas por Antonio "el Monecillo" hace 40 años estaba la bodega de Palitos que daba fachada a la calle Las Eras y a la carretera. En la esquina estaba el Bar Valencia donde ahora hay una peluquería de señoras. Enfrente  el taller de "Globitos" y la casa de Salvador el de "La Venta". Todo esto eran Las Puertas de Valencia.

   Volviendo al monumento de D. Paco Albalat quedó patente que este se inició a propuesta del Alcalde y que contó desde el principio con la aprobación y colaboración de la Asociación de Vecinos del Barrio de San Francisco y los Arquitectos Leticia Requena, Jaime Giner y José Francés Martí que fueron los que realizaron los bocetos iniciales asesorados por el historiador Joaquin Mollá -la persona que, con diferencia, mejor conoce la vida y obra de D. Paco- hasta llegar al monumento que hoy podemos contemplar y que ha sido realizado en el Taller "Hijos de José Sivó" S.L., siendo José Sivó "nieto" el brazo ejecutor de la obra con la participación del operario cubano Rafael Pareja, encargado de regularizar la superficie de la pieza de acero, tipo corten, de 12 mm de espesor cortada con laser.

    La primera en intervenir fue Mª Carmen Fillols, Presidenta de la Asociación de vecinos. Le siguieron en el uso de la palabra Pepe Francés, el Alcalde y José Antonio Santo Sánchez. Tanto el Alcalde como Jose Antonio -el empresario que ha financiado la escultura de D. Paco y la placa de mármol- hicieron alusión al carácter emprendedor de D. Paco en su doble faceta de promotor de una obra arquitectónica extraordinaria y de singular belleza  como es la Iglesia, La Plaza de Toros, El Paso y las 52 Viviendas Sociales y la de crear puestos de trabajo en unos momentos en que Caudete, como hoy, sufría una profunca crisis como consecuencia de una enfermedad en la vid: la filoxera. Estas fueron las palabras que nos dirigió Mª Carmen Fillols:
      "...Nos encontramos en este Barrio para dar testimonio de como empezó…Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos. Vayamos por partes. La víspera de Navidad del 2014 el Alcalde convocó a esta directiva para comunicarnos que si estaríamos dispuestos en presentar una idea o propuesta donde se reflejara algo que tuviese que ver con nuestro Barrio. Costó para decidirlo. Sabíamos lo que queríamos pero no como llevarlo a cabo. Lo comunicamos a nuestros asesores culturales y nos pusimos mano a la obra. Es una idea desarrolada, plasmada y que recoge todos los requisitos a este homenaje a la figura de D. Paco Albalat. Un homenaje específico a su persona, como emblema de Caudete. 

    Merece este punto de atención puesto que en 2016 se cumple el centenario de su muerte. Este proyecto de horas de trabajo ha sido desarrollado haciendo factible una idea. Esperamos que sea aceptado por el mayor número posible de vecinos y ciudadanos. Gracias a la sensibilidad del Sr. Alcalde, a la generosidad del donante Jose Antonio, a Leticia, Pepe y Jaime, a Talleres Sivó, especialmente a Rafael, operario de este taller y que tanto mimo a puesto para que quedase perfecto. No podemos olvidar a Joaquin Mollá, pues fue el primero que sacó del olvido a la persona a la que hacemos el homenaje indagando en todo documento que caía en sus manos, buscando todo tipo de referencia que tuviese que ver con él.

Todos sabemos como estaba la Plaza de Toros,”en ruinas” y hoy por lo menos esta reconstruida en la manera que fue posible. Nuestro recuerdo para Vicente Lillo y José Serrano (este último que tanto tesón y empeño puso para llevarlo a cabo)
    Tenemos un deber moral de cuidar y mantener este legado, que es de todos los caudetanos, por la memoria de los antes mencionados, así como de su fundador y de José Arellano, ese maestro de obras, superdotado, que dejó una huella difícil de borrar. 

Tenemos que recordar tambien a Antonio Serrano Muñoz, propietario de una humilde tejera a los pies de la sierra Alácera que fue contratado por D. Paco Albalat, para abastecer ladrillos para la construcción de la Iglesia y Plaza de Toros, cuyo contrato era el siguiente: 9 reales menos una perra chica a cien ladrillos puestos a pié de obra (dos pesetas con 20 cent.) Un niño de 8 años, hijo del dueño de la tejera, junto a sus hermanos ayudaban a moldear, secar y cocer el ladrillo. Este niño era el padre de Manuel Serrano Ballester. Creemos que hay motivos suficientes para mantener lo que tenemos y no dejarlo perder como la Finca de El Paso. Se lo debemos…

Deseamos a nuestros servidores públicos que tengan una Legislatura, donde haya cintura política para llegar a acuerdos y “consenso” para que lleven a cabo los proyectos necesarios para mejorar la calidad de vida de todos nosotros. Y para terminar cito la frase del patrón de nuestro Barrio: “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”. Muchas gracias.

En su intervención, Pepe Francés nos dijo:
"....Me gustaría agradecer a la Asociación de Vecinos del Barrio su labor socio- cultural. Y a la empresa "Bemarsa" el patrocinio realizado como ejemplo de la iniciativa civil implicada culturalmente. Mª Carmen nos comunicó a principios de año a  Leticia Requena a Jaime Giner y a mi la propuesta de hacer un Memorial a Francisco Albalat Navajas.

Partimos de un primer boceto que hemos ido matizando durante estos meses, llegando al resultado que hoy todos podemos disfrutar. Ha sido realizado por Talleres Sivó e instalado por el equipo de obras del Ayuntamiento. Se han elegido para la figura de D. Paco, materiales actuales y que soportan bien la intemperie. La silueta esta representada a escala 1:1 y colocada, como ven, a pie llano. Además se incorpora una información básica del homenajeado y del Barrio de San Francisco. 

De esta manera el personaje del pasado se acerca al pueblo para convivir con los ciudadanos del siglo XXI, dignificando el espacio urbano en el que nos encontramos. Por ultimo resaltar que una vez mas, se pone de manifiesto que los proyectos compartidos son los que mejores resultados obtienen"

Observen ustedes con qué sorpresa nuestro homenageado contempla su obra 105 años después de concluirlas: no acierta a entender cómo las rehabilitaciones e intervenciones que se han realizado en las fachadas de cada una de las viviendas que el proyectó no han sido mínimamente respetadas. Sólo ha habido una intervención acertada y coherente -la vivienda situada en la esquina con la calle Santa Inés- que si ha tenido en cuenta el estado original y la ha respetado y mantenido en gran medida. De haber colocado a D. Paco enfrente de esta vivienda, no tengo la menor duda, de que se le vería más satisfecho... 

Curiosamente la promotora de dicha rehabilitación ...¡es inglesa! Las demás intervenciones las han realizado los caudetanos por libre. Esta señora se merece una cierva en reconocimiento a su sensibilidad y respeto a nuestro Patrimonio. No descarto la idea de proponérselo a la Presidenta de la asociación de vecinos para ver que le parece.  Otra curiosidad es que a los redactores de las Normas Subsidiarias, aprobadas el 29 de mayo de 1996, se les olvidó incluir las viviendas de D. Paco en el Catálogo de edificios a conservar. Un fallo. No obstante, tras 30 años de actuaciones, ha quedado de manifiesto que le tenemos poco amor y poco respeto y apego a lo antiguo. D. Paco se ha dado cuenta nada más colocarlo enfente de su obra. ¡Menos mal que antes de anclarlo en el suelo no lo llevaron a que viera "El Paso". Le habría dado un infarto. Puede ser el argumento de una novela.

    Me gustaría que la calle San Jaime pasara a denominarse "Francisco Albalat Navajas". No es mucho pedir. La que actualmente tiene dedicada este hombre no es, a mi juicio, la adecuada. No conozco a otra persona que haya gastado tan inmensa fortuna en Caudete. ¡En su pueblo! La historia y los hombres padecen eso que se llama vaivenes. Hoy hemos sacado a la calle a D. Paco en un magnífico monumento para que todos lo conozcan y se acuerden de él. Hace 75 años el pueblo y la Corporación Municipal al compleo, acompañados de la Banda de Música, bajaban por esta misma calle, como en romería, para desmontar todos los elementos metálicos de la Plaza de Toros ¡con la promesa de construir una fábrica! 

    ¡Habían engañado a su viuda! Y al pueblo. Se llevaron todos los elementos de acero -cuantiosos y de enorme valor- y aquí nos dejaron las ruinas que causarían más tarde la muerte de dos caudetanos. Menos mál que Vicente Lillo Pepe Serrano, junto con  el resto de la primera Corporación Democrática, entre la que se encontraba Mª Carmen Fillols, la compraron con los emolumentos que durante un año tenían que percibir como concejales y, poco a poco, la levantaron rescatándola del olvido. Ahora pasa por momentos parecidos al dicho aquel de "si te he visto no me acuerdo". La Peña Taurina tendría que mojarse más. 

Este es el texto que puede leerse en la parte posterior del monumento metálico que nos recuerda a D. Paco:

   "...D. Francisco Albalat Navajas nació en 1844 en Caudete. En 1861 ingresa en la Academia de Infantería de Toledo, donde se graduó. Participó en la tercera Guerra Carlista de 1872 hasta 1876. Durante este tiempo se exilió en Francia donde contrajo matrimonio en 1873 con Helene de Saint Aimour, Baronesa de Caix. En 1873 es nombrado Conde de San Carlos por Carlos VIII. En 1900 decide invertir su enorme fortuna en obras de caridad en Caudete. Nace así la Fundación Barrio de San Francisco de Asís de la cual surge el Barrio de San Francisco. Tras la muerte de su esposa Helene en 1906 Francisco Albalat se establece definitivamente en Caudete y contrae matrimonio en 1908 con María Dolores Golf.

   Fallece en 1916 en su casa de la calle Abadía de Caudete siendo posteriormente enterrado junto con su primera esposa en la Iglesia de San Francisco. El Barrio de San Francisco se sitúa a las afuera del caso urbano. La obra fue promovida por D. Paco Albalat construyéndose entre 1901 1910 y tenía como objetivo abordar el problema de la falta de vivienda en el municipio, generando a su vez puestos de trabajo durante su construcción. Aunque el proyecto original se componía de un Asilo para niños huérfanos, una capilla, una Plaza de Toros, un Mercado y un conjunto de 66 casas obreras, únicamente se completaron un total de 52 casas, la Iglesia de San Francisco y la Plaza de Toros Las Arenas”.

   La influencia de la Arquitectura Militar y los rasgos afrancesados del conjunto son un reflejo de las experiencias vitales de su promotor quien consiguió plasmar una obra para su memoria. Destaca la factura de una arquitectura estandarizada con un lenguaje común que otorga una identidad propia al conjunto de edificios de estilo ecléctico".

















                
















 A Antonio Conejero se le veía satisfecho por haber conseguido la colocación de la placa que, de alguna forma, recuerda el antiguo nombre de esta zona del pueblo. Dijo lo siguiente:
"...Este lugar donde nos encontramos hoy, como Presidente de la Asociación Cultural Amigos de la Historia Caudetana, quiero agradecer al Alcalde y a la Corporación Municipal anterior y a esta nueva, la iniciativa de colocar esta placa indicativa pues era una antigua reivindicación ahora hecha realidad, ya que todos los caudetanos conocemos perfectamente las Puertas de Valencia pero nunca tuvo su indicación y estamos convencidos de que el entorno donde estamos le pertenece históricamente. 

    No cuestionamos nuestro presente en Castilla La Mancha, pero si que queremos dar a conocer, proteger y divulgar nuestro pasado, nuestro patrimonio y nuestra historia con todos los medios posibles a nuestro alcance, pues esta vieja Villa Real de Caudete formó parte durante casi 500 años de la Corona de Aragon y Reino de Valencia. Un Reino que ni siquiera intituyó su conquistador, el Rey  D. Jaime I, pues ya lo era con los alfanjes musulmanes. Solamente me queda, agradecer la presencia de todos ustedes a este acto en nombre de nuestro patrimonio, la historia, de la historia caudetana".

Antonio Conejero Rodriguez, Presidente Asociación Cultural  Amigos de la Historia Caudetana.