“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

sábado, 12 de agosto de 2017

"El Referéndum catalán según el “bufón” señor Boadella, don Albert", por Óscar de Caso. "El referéndum es una estafa sentada sobre la demagogia".

          Desde hace muchos años soy un apasionado de los montajes teatrales que “Els Joglars”  producen con el señor Boadella dirigiéndolos; los encuentro sarcásticos sin llegar nunca al límite de lo grosero; irónicos en toda su plenitud; ridiculizantes sin piedad (muchas gracias por no decaer en ello) de la petulancia, de la necedad, de los macarras de la moral, de lo políticamente correcto y en general de casi todo de lo que adormece los sentidos  artísticos del personal.

          En sus declaraciones es donde más me divierte y más me ilustra a la vez, siendo estas siempre ocurrentes, extremadamente divertidas y vertidas desde un punto de vista distinto, audaz y nuevo que una vez te ha producido risa, pasados unos segundos de digresión, te dices a ti mismo:¡Joder, este tipo lleva algo de  razón!
          Por estas razones hoy les transcribo, benditos lectores de este acogedor blog, las declaraciones que hizo a una cadena de televisión europea sobre el lamentable asunto del referéndum catalán.
         
     P Periodista .- ¿Motivos históricos de estos deseos de independencia?
          B Boadella.- El auge de los nacionalismos europeos y la enorme facilidad para conseguir un poder regional a base de implantar una política de los sentimientos. Una política que incluye la exaltación mítica de una comunidad y la imprescindible paranoia sobre el vecino o el enemigo interno. Con eso y poca cosa más se monta un delirio étnico. Si la religión es distinta, entonces es cosa de niños organizar la batalla.
          P.-¿Existen hechos diferenciales que justifiquen esta necesidad de independencia? ¿La lengua?
          B.-La lengua no es un hecho diferencial, porque algo hay que hablar. Solo lo sería si nos comunicáramos silbando, por ejemplo. El único hecho diferencial del resto de España, y que resulta decisivo, está en que Cataluña es una comunidad nada religiosa y radicalmente antimística....

 ....En el último siglo la incredulidad respecto a lo intangible es total y absoluta. Ello ha provocado una necesidad de compensación espiritual que ha derivado en el nacionalismo como una religión laica cuyo objetivo es un supuesto nirvana terrestre. Como en todas las religiones, la racionalidad es algo secundario ante el poderío que proporciona la fe en lo desconocido.
          P.- ¿El referéndum sería una solución?
          B.- Ciertamente, una solución totalmente antidemocrática. El referéndum es lo propio de las dictaduras. Incluso Franco lo utilizó en varias ocasiones. Representa una parodia del sistema democrático, pues este sistema ha elegido unos representantes como especialistas. Claro que, cuando a estos políticos les conviene, proporcionan a los ciudadanos una información tendenciosa para disimular que resuelven ellos sobre temas cruciales....

 ....Temas que deberían ser precisamente responsabilidad básica de los elegidos para decidir. El referéndum es una estafa sentada sobre la demagogia. En un pueblo vecino al mío se montó un referéndum para decidir si la forma de entrar en la carretera general nueva se hacía mediante túnel o puente. La gente votó túnel y así se hizo. Nunca ha sido posible utilizarlo, porque debido al nivel freático  se inunda constantemente.... 
Era la voluntad popular, pero ¿qué coño sabía esta gente de ingeniería? ¿No habían votado un Ayuntamiento para que también decidiera sobre el técnico que debía proyectar la mejor fórmula para entrar en la carretera general o hacer el alcantarillado? Ya ve señor periodista, incluso entre focos y decorados, todavía me queda tiempo para hablar de nimiedades....
      POSDATA.- El apelativo “bufón” no se lo pone un servidor; es él mismo quien se autoproclama de ello. Una muy linda y realista canción de Serrat pone el fin al escrito de hoy. En el año 1984 y del disco “Fa vint anys que tinc vint anys” (Hace veinte años que tengo veinte años) la canción ”Aixó que diuen estar enamorat” (Eso que llaman estar enamorado)
Eso de estar enamorado le toca a quien le toca,
el más prudente puede quedar atrapado de cuatro patas.
Más de un científico lo ha catalogado como una enfermedad
que cura en contacto con la realidad de cada día.
Los árboles tapan el bosque,
pero es tan bonito que parece mentira.
Siempre es la primera vez y siempre deja herida.

Quien lo sufre da por sentado
que como aquella morena no hay otra igual,
sin haberlas probado una por una,
afirmarán, con ojos de cordero, 
que como aquella rubia no hay otra igual
sin haber salido de Zaragoza.
Se van perdiendo las proporciones.
Sólo hay un tema de conversación.

Se confunden las ilusiones con el culo, y viceversa.
Eso que convierte al feroz en calzonazos
y al viejo en criatura, tiene síntomas muy parecidos
al ataque de locura.
Se atiborra la cabeza,
se reblandece el corazón,
del infierno al nirvana.

Pero tiene una cosa quizá, a su favor: no se contagia.
Para que pueda prosperar
no es suficiente con una pareja.
Enamorado tiene que estarlo, ella de él y él de ella.
Lo perseguimos y nos persigue, porque…
de vez en cuando funciona.
Es un instante, pero ese instante, solo este rato,
es un traca que revienta el pecho.
Es llenar la eternidad.
Es hablar con Dios.
Atrapar el infinito.
Eso que llaman estar enamorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario