“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

sábado, 15 de julio de 2017

Reseña biográfica de Jesús Sánchez Díaz (1901-1981) por su hijo Mateo. Fue el editor del "Ideal Caudetano" y Cronista de la Villa. El próximo 28 de julio será homenajeado por la Asociación Cultural Valencianista.

(El próximo 28 de julio la Asociación Cultural Valencianista de Caudete entregará la I Mención Honorífica "CLAUS DEL REGNE" a título póstumo a Andrés Bañón Martinez y a Jesús Sánchez Díaz. Hoy les traigo una breve reseña biografía de Jesús realizada por su hijo Mateo, publicada en la página web de Caudetanos Ilustres de la Asociación de Amigos de la Historia Caudetana. 

    Dentro de unos dias les traeré el perfil biográfico de Andrés Bañón Martinez contado por su amigo José Manuel Ricart Lumbreras(1935) Abogado, Político y Activista de la Cultura Valenciana. Jesús y Andrés son las dos personas que más se han manifestado a favor de la valencianía de Caudete.) Esto es lo que nos cuenta Mateo de su padre:

       "Por circunstancias temporales de trabajo de sus padres, Jesús Sánchez Díaz nació en Almansa a las veintitrés horas del día 14 de Octubre de 1901, hijo de Francisco Sánchez Sarrió y de Rosa Díaz Sánchez, ambos naturales de Caudete, nieto, por línea paterna, de Miguel Sánchez Bañón y de Josefa Sarrió y, por línea materna, de Pedro Díaz Peiró y de María Gracia Sánchez Martí, todos naturales de Caudete. 

Fue el menor de cuatro hermanos: Joaquina, Concha, Amparo y él. Sus antecesores por línea paterna más antiguos de los que se tiene constancia (todos naturales de Caudete) fueron Juan Sánchez de Arjona, nacido el día 17 de mayo de 1856, hijo de Alonso Sánchez y de Catalina de Arjona.

Cuando apenas tenía dos años cumplidos, sus padres regresaron a Caudete, instalándose en la Calle del Ángel nº 27, una casa que compró su padre con los reales percibidos al ofrecerse a ir por otro a hacer el servicio militar a Cuba.

Existe constancia de los vecinos que tuvieron: fueron, en el número 29, el tío Juan Serrano (que había sido Sargento), su mujer Rosario  Eugenia y sus hijos Francisco, Mª Gracia y Pedro; en el nº 25, vivían la tía Catalina Belando, sus hijos Antón y Miguel y sus sobrino Miguel.

 Frecuentaban su casa el tío Migalo, de la casica el Pollo y el tío Pepe Marín albañil, que vivían en la Calle San Elías; Rosa la Oreja, casada con el tío Damián (así como sus hijos Damián, Pepe y Miguel), Mª Gracia la Morcilla, Dolores Sáez (Caracola), casada con Antonio Tita... y otros muchos.

Los primeros años de su vida fueron duros, tanto en el aspecto económico como en el educativo. Su padre era jornalero y cuando lo llamaban (para lo cual se concentraba con otros en la Lonja) percibía 6 reales por jornada de sol a sol.
Sus padres no sabían leer ni escribir pero su madre, Rosa, con gran visión de futuro y a pesar de las dificultades económicas, con una férrea voluntad intentó, por todos los medios, que se instruyera. Esta resolución de su madre iba a ser la circunstancia que permitiría que hoy escribamos esta reseña.

Cuando apenas había cumplido los tres años, su madre lo envió a la escuela de la "Cebolla", situada en una de las cuevas de la Calle La Rambla, aunque la instrucción consistía esencialmente en rezar algunas oraciones y decir a coro las letras del abecedario. 

Tras recorrer otras "escuelas" similares (con unos jóvenes yeclanos en la calle Cantarería y con una monja exclaustrada llamada Bernarda en la Calle del Ángel), a los seis años, y tras mucho rogar por parte de su madre, fue admitido en la escuela de los Frailes Carmelitas.

 Esta sí fue una verdadera escuela, hasta el punto que va a marcar la trayectoria de su vida. Aquí tuvo como compañeros, entre otros, a Juan Ángel Amorós, Agustín Vila, Luis Pla (hijo del farmacéutico Plá), José y Jacinto Grande, Mariano Solera, José Sánchez (posteriormente Carmelita Superior en Puerto Rico), Antonio Sánchez Díaz, Francisco Carrión, Antonio Torres, Antonio el Correchero, Julián Huesca Bañón, Francisco Villaescusa, Joaquín y Adolfo Gadea, Miguel de Rosa la Oreja, Pedro Serrano, Pedro Martí (jardinero), Miguel Llorens, Francisco Pla (sastre) y otros muchos.
Sin embargo, los años siguientes a 1909 fueron muy malos. Su familia tuvo que dejar la casa de la Calle del Ángel y trasladarse a una cueva del moto y, posteriormente, a vivir con su abuelo Pedro Díaz Peiró en el nº 85 de la Calle del Moto. 

   Dejó de ir a la escuela de los PP. Carmelitas y tuvo que ayudar a los gasto de la casa: acompañaba a su padre a arreglar viñas, comiendo lo que se podía, recogería boñigos y pajuzo para abono y hierba para los conejos. También escribía cartas por encargo y leía. Sobre todo, leía, con un deseo enorme de no olvidarse de leer.

La constancia tuvo su recompensa. El año 1912 supuso el inicio de una larga carrera que condicionó toda su vida. Por iniciativa del tío Frasquito el Salesianos, unos religiosos (se decía) extranjeros que enseñaban a los chicos diversos oficios. ¿Las perspectivas eran fabulosas! En Octubre de 1912 se hizo realidad la promesa y marchó a Campello junto con Pedro el Pajarero y Eduardo Bañón (hijo del pirotécnico "Cabila"). Les había precedido Gaspar Bañón Díaz.

Sin embargo, en los Salesianos enfocó más sus estudios al sacerdocio que a oficios de carpintero o albañil. De este modo, unas veces como estudiante y otras como profesor, visitó diversas Casas de Salesianos: Carabanchel Alto ( de 1917 a 1920), Villena, Alicante, Barcelona, Mataró y Sarriá (1920), Baracaldo y Santander ( 1920-1922) y Vigo (1922-1926). 

Y llegó el momento de la decisión final: continuar en la misma línea y ordenarse sacerdote o enfrentarse a la vida civil. Reconocimiento que no tenía vocación suficiente para el sacerdocio renunció a este camino e inició la senda laica. Sus estudios, conocimiento y prácticas en los Salesianos le sirvieron muchísimo en la profesión que iba a adoptar.

El año 1926 regresa a Caudete y tuvo que ventilárselas para mantenerse. En un primer momento puso una escuela particular en la Calle Las Moreras (cobraba 3'50 ptas/mes) y simultaneaba las clases con trabajos en la Notaría de D. Tomás Megías Castillo. Posteriormente también daba clases en el Sindicato Católico Agrícola "El Progreso" y realizaba trabajos en el Ayuntamiento. 

Jornada completa, pues ente unos trabajos y otros, empezaba a las 8:00 h. de la mañana y terminaba a las 10:00 horas. de la noche.Todo ello lo simultaneaba con el estudio: el año 1927 obtuvo el título de Bachiller en el Instituto de Albacete y ese mismo año consiguió el título de Maestro de 1ª Enseñanza.

De 1927 a 1934 fueron años muy productivos en todos los sentidos: se casó con Carmen Solera Conejero y tuvo varios hijos: Rosa, Mateo, Francisco; editó el semanario "El Ideal Caudetano" (luego de periodicidad mensual); fue designado Concejal del Ayuntamiento de Caudete. Su esposa era titular de un comercio de ultramarinos en el Ángel. Adquirió tierras de cultivo y la vida le sonreía por doquier.
El año 1930, y tras aprobar las oposiciones al Magisterio Nacional, fue nombrado Maestro de una Graduada de Galdar (Gran Canaria) donde permaneció hasta el año 1934.

Posteriormente ejerció de Maestro en las localidades de San Vicente del Raspeig (donde nació su hija Josefa), y en Ibi. Estando en esa localidad se produjo el inicio de la Guerra Civil.

Como a la mayoría de los españoles (unos por unos motivos y otros por otros) también Jesús Sánchez Díaz y su familia sufrieron con la guerra y con la post guerra. De 1941 a 1946 ejerció de Maestro de forma provisional en los Municipios de Pinoso y Fortuna. Entretanto, habían nacido sus hijos Jesús y Mateo.
Por fin, en 1946 vuelve (esta vez de forma definitiva) a Caudete como Maestro en la Graduada nº 1 (Escuelas del Hospital). Fue volver a empezar. Partiendo de cero con solamente un sueldo de Maestro (era famosa la frase "pasar más hambre que un maestro de escuela"). Sin embargo, a pesar de las penurias económicas iniciales y de la pérdida de uno de sus hijos (Francisco, de 18 años), Jesús Sánchez empezó a remontar el vuelo.

De nuevo los conocimientos adquiridos en su época de alumno de los PP. Salesianos le sirvieron para mejorar su situación económica. Empezó a traducir para las Ediciones Paulinas libros del italiano y del francés al español y a escribir (también por encargo de Ediciones Paulinas) diversas biografías. 

Entre las traducciones figuran diversas novelas, como ¿Quo Vadis?, La Cabaña del Tío Tom, Robinson Crusoe, El Padre de la Novia o El Gran Caruso; libros de ascética y apostolado, como Pensamientos ascéticos del Cardenal Merry del Val o María, Reina de los Apóstoles. 

Entre las biografías, cabe destacar las de Blanca de Castilla (madre de San Luis IX), Celia Guerin de Martín (madre de Sta. Teresita de Jesús), o del Papa Juan XXIII. Asiduo colaborador de la Revista anual de Moros y Cristianos, su obra más importante fue la Historia de Caudete, que vio la luz el año 1956 con una edición de 1.000 ejemplares.

Fue nombrado por el Ayuntamiento de Caudete Cronista oficial de la Villa en 1956 y, como tal, era miembro de "Lo Rat Penat"Continuó simultaneando su profesión de maestro en las Escuelas del Hospital con traducciones hasta su jubilación en el año 1966, fecha en la que trasladó su residencia habitual a la Ciudad de Alicante, aunque con periódicas estancias e veraniegas en Caudete.

En Alicante le aconteció en fallecimiento de su esposa (1979) y el suyo propio dos años después (1981). El Ayuntamiento de Caudete le distinguió a título póstumo con la concesión el año 1996, de la Cierva de Caudete. Asimismo, le ha dedicado una calle en la zona de expansión  Las Jornetas". Mateo Sánchez Solera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario