“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

martes, 16 de mayo de 2017

Los agricultores celebraron a su Patrono con misa, procesión y un ágape en la Bodega. San Isidro anda muy preocupado porque cada vez menos jóvenes trabajan en los campos caudetanos.

Mientras que en la vecina localidad de Yecla es todo una espectáculo de carrozas, desfiles y festejos por todo lo alto, en nuestro pueblo celebramos a San Isidro de forma más humilde: con una misa en la explanada de la Cooperativa a cargo de Antonio Graciá -que nos habló de la vida y milagros del Patrón de los agricultores- una procesión y un ágape en las instalaciones de la Bodega....

   Al final de la misa, Antonio le dio la palabra a José Forte Polo, Presidente de la Cooperativa para "felicitar a todos los socios por los buenos beneficios obtenidos en la campaña pasada. Nos solidarizamos con todos los agricultores que recientemente se han visto perjudicados por la climatología adversa. A nuestro Patrono le pido salud y sabiduría para reunirnos más años en esta explanada agradeciendo a todos los que nos han precedido y a los que vendrán después de nosotros"

     Antes del iniciarse la misa, me habló del perjuicio que continúa ocasionando al campo la plaga de conejos que, desde hace cuatro años, venimos sufriendo y que lejos de remitir va en aumento. "No se lo están tomando en serio para ver de erradicar el problema". 

       Tras su intervención, se procedió a llevar a San Isidro en procesión alrededor de la Cooperativa acompañado de la Banda Unión Musical Santa Cecilia y autoridades locales finalizando el recorrido en la Bodega para degustar los excelentes caldos que dan las viñas de nuestro querido pueblo, jamón, tortilla y aceitunas....
   Cuando Caudete era un pueblo eminentemente agrícola -empezó a dejar de serlo a partir de mediados de los 60 al cambiar los hijos de los agricultores la vertedera por la talocha- a San Isidro se le agasajaba por todo lo alto como lo demuestran las fotos que tiene publicadas Rafael Perelló en "Recordando a Caudete", realizadas por Jaime Medina López

   Entonces participaba todo el pueblo. Ahora...la cosa ha cambiado. Apenas si hay media docena de agricultores jóvenes. A corto plazo, un auténtico drama. Vi a San Isidro pensativo y muy preocupado ante una situación tan poco halagüeña para el futuro del campo caudetano. Cuatro grandes empresas foráneas lo están cultivando de forma intensiva, exportando toneladas de hortalizas a media Europa. 

 C. Cervera firmaba el pasado año, en ABC, una biografía de San Isidro que voy a transcribirles a ustedes. Decía lo siguiente:

"San Isidro Labrador no fue beatificado hasta el siglo XVII pero, no cabe duda, a la vista del fervor popular que siempre arrastró este labriego mozárabe con fama de que fue un personaje destacado en su tiempo, el Madrid de influencia musulmana del siglo XI
Así, en un tiempo repleto de santos procedentes del clero y la nobleza, emergió la excepcional figura de un laico de orígenes humildes, casado con una mujer que también llegaría a santa.

Como suele ocurrir con todos los santos medievales, el mito y la realidad confluyen en su biografía sin que sea posible saber dónde empieza uno y donde acaba otro. Isidro nació en torno al año 1082, poco antes de que el territorio madrileño pasara a manos cristianas, y lo hizo en el Mayrit (Madrid) musulmán.

El fundador de Mayrit fue el Emir Mohamed I de Córdoba (852-886), quien estableció el primer asentamiento permanente levantando una atalaya en el valle medio del río, donde actualmente está situado el Palacio Real. Esta atalaya tenía la función de vigilar el paso hacia el puerto de Guadarrama.

     El fundador de Mayrit fue el Emir Mohamed I de Córdoba (852-886), quien estableció el primer asentamiento permanente levantando una atalaya en el valle medio del río, donde actualmente está situado el Palacio Real. Esta atalaya tenía la función de vigilar el paso hacia el puerto de Guadarrama.

              Siguiendo la estela de los visigodos, los musulmanes establecieron un asentamiento fijo en el centro de la meseta debido a su abundancia de agua y de otros recursos. Es por ello paradójico que la ciudad del agua –conocida desde los tiempos de los visigodos por el enorme acuífero que atraviesa el subsuelo madrileño– diera luz al santo labriego que tantos milagros realizó vinculados al líquido elemento.
    Según estos testimonios, la infancia de San Isidro transcurrió en los arrabales de San Andrés, en lo que hoy es el céntrico Barrio de La Latina, pero la inestabilidad militar en Madrid –que seguía siendo un objetivo recurrente de los musulmanes– obligó a la familia del santo a trasladarse a Torrelaguna.

  Se dice que allí conoció a su mujer, María Toribia, la cual también alcanzaría la santidad con el nombre de María de la Cabeza. En su edad adulta, Isidro aparece en el códice como un humilde siervo, laico, labrador incansable, casado, padre preocupado y que trabajaba con sus propias manos en campos ajenos.

   «Isidro no abría pozo del que no manase abundante caudal, aun tratándose de tierras secas», afirma el códice sobre el tipo de milagro más abundante de entre los 400 que se le achacan: encontrar agua incluso en las zonas más angostas. Como prueba de ello, hizo brotar un manantial de un campo seco en una ocasión con solo un golpe de báculo, abasteciendo a Madrid en un año de sequía. 

Otros milagros reseñables del hombre nacido en la «Matriz de aguas» (Madrid) también tuvieron al líquido elemento por protagonista: como cuando salvó a su hijo único que había caído en un profundo pozo o cuando permitió a su esposa María pasar a pie enjuto sobre el río Jarama y así librarse de los infundios de infidelidad que contra ella lanzaban las gentes.
   Isidro falleció en el año 1172 y su cadáver se enterró supuestamente en el cementerio de la Iglesia de San Andrés dentro del arrabal donde había nacido. Uno de sus milagros póstumos más famosos fue el de guiar –junto a otros santos– a las tropas castellanas en la victoria de Las Navas de Tolosa contra el ejército Almohade

    Por ello, el Rey Alfonso VIII levantó una capilla en su honor en la iglesia de San Andrés y colocó su cuerpo incorrupto en la llamada arca «mosaica». Desde entonces, el fervor del pueblo por el milagroso pocero no dejó de aumentar y su vida fue difundida de forma oral hasta que Felipe II trasladó la capital del reino a Madrid y mostró interés en recopilar su historia de forma escrita.

En el siglo XVI, las autoridades eclesiásticas plantearon la posibilidad real de canonizar a Isidro Labrador ante la insistencia de Felipe II, quien, como otros muchos miembros de la Familia Real española, recurrió en varias ocasiones a las aguas del santo madrileño en busca de la curación de sus enfermedades. 

Finalmente fue beatificado por Paulo V en 1618 y canonizado por Gregorio XV en 1622, cuando se aprobó su Patronazgo sobre la Villa y Corte de Madrid. En la actualidad, los restos del santo residen en el retablo central de la colegiata de San Isidro".

Les recuerdo que sin música ¡no hay fiesta que valga!....



























































1 comentario:

  1. Gracias Joaquín por informarnos de esta fiesta.

    ResponderEliminar