“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

sábado, 1 de abril de 2017

"La autopsia de un político", por Óscar de Caso. "Creo que el principal y más común defecto de un político, hoy en día, es mentir"

           Este escrito no se debe leer como una venganza velada de mi persona hacia los políticos, lejos estoy de ello, estaría sobrevalorándolos sin duda.  Tampoco se puede decir que lo haya escrito desde la amargura o la desesperación, ¡no que va!, cada día que pasa soy más optimista y convencido de que la situación de desamparo en que vivimos la mayoría, se terminará el día menos pensado cuando alguien, alguna buena persona, logre que todos aquellos desheredados salgan a la calle y reciban la parte justa de la herencia que les corresponde. 

          He diseccionado al político sin acritud; basándome solo en las noticias contrastadas de los periódicos, en sus declaraciones a los mismos medios, a las sentencias judiciales, a mi veterana experiencia, a través de la asistencia a los plenos municipales a los comentarios de mis vecinos, paseando por la calle. 

         Yo creo que el principal y más común defecto de un político es mentir. Mentir de forma insistente y descaradamente al pueblo que lo ha elegido, al pueblo que lo tiene como jefe, que voluntariamente ha decidido que él sea el líder; sin duda, es un mal pago.

          Mienten porque es conveniente echar cortinas de humo, no decir toda la verdad o decir media verdad, con lo cual se dice media mentira, y así se encuentran más escudados. No hay que olvidar que la información es ya un poder, y el poder no se le puede dar del todo a los informados, a los que deberían estar informados, sino que se reserva para el poderoso. 
          El abuso del poder sin duda corrompe, y el poder está siempre a dos dedos de pasar del uso al abuso. El poder aísla irremediablemente. El poder primero alegra, después marea y luego ya, si se bebe sin tasa, nos pone como una cuba.

          Las cualidades que debe tener un buen gobernante son: la honestidad, la previsión, la humildad, la sobriedad en el gasto, la ejemplaridad y la serenidad. Lo que debe causar admiración de un político es la disponibilidad de ser utilizado, o de ser sustituido, no por su partido, sino por su pueblo. Esa gallardía de decir: “Aquí estoy y, mientras os sirva, me tenéis; y, cuando no, me despedís”.

          Un político debe dar ejemplo. Él está arriba y todo el que está arriba tiene como condición ser ejemplar, ser un modelo. ¿Cómo no va ser ejemplar, imitable y modélico el político? Debe serlo, por encima de todo. Como reseña el señor Anguita, don Julio: “El político no puede tener vida privada, tan solo debe tener intimidad”.

          El político está obligado a estudiar, debe entender de los últimos acontecimientos científicos, saber las últimas posiciones en el tema del arte, porque el político está tratando de influir con sus ideas en una sociedad en la que se da todo eso. Y que no me vengan con el cuento chino de “yo soy un trabajador”, que se acuerden de Pablo Iglesias (el líder de Podemos no, el otro). 
  La política es estudio, reflexión, la política es dolor de cabeza y un gran valor cívico. De la falta de conocimientos y cultura viene ese atornillamiento al cargo que se produce cuando algún político se niega a dimitir ante una mentira descubierta o un delito fehaciente; ¿en que empleo se va a ocupar si lleva media vida viviendo del cargo y no tiene oficio ni carrera?

          Un político debe evitar a toda costa la guerra interna, triunfar en la externa y garantizar el reparto de las ventajas de la vida en común.
          Ya lo he escrito alguna vez; en España la de político debe ser una de las escasas profesiones para las que no hace falta tener  el Bachillerato. Saben que nadie les pide cuentas.

Se atreven a todo porque todo lo ignoran, y porque le han cogido el tranquillo a la impunidad en este país casi miserable, bastante cobarde, que nada exige a sus políticos pues nada se exige a sí mismo.

          Tras la añada de políticos admirables que tanta esperanza nos dieron, ha tomado el relevo esta generación de trileros profesionales que no vivieron el franquismo, la clandestinidad ni la Transición, mediocres funcionarios de partidos que tampoco han trabajado en su vida, ni tienen intención de hacerlo.
          Salvo escasas y dignísimas excepciones, la democracia española está infestada de una gentuza que en otros países o circunstancias jamás habría puesto sus sucias manos en el manejo de presupuestos o en la redacción de un estatuto. Pero ahí están ellos: oportunistas aupados por el negocio del pelotazo autonómico, poceros de la política.... 

Los nuevos amos de España. Abordemos el tema “carisma”. Detesto el carisma en política. Porque el carisma se dirige no a la razón, nunca al cerebro, sino a otras vísceras menos respetables. El carisma no me convence, intenta arrastrarme y eso no me gusta. A mí me gusta lo que verdaderamente se reflexiona, se decide con conciencia, con conocimiento de lo que se trata.

 Los carismáticos no suelen terminar bien; cuando el carisma se cae al suelo, la gente se venga de todos los engaños. Porque la gente no está convencida, está simplemente seducida por el carisma. Les suena de algo esto, verdad…
          Vayamos a la paradoja: Los populares no son populares, los socialistas no ejercen, los liberales son conservadores… Como dicen en mi pueblo: “Esto es el coño de la Bernarda”.

          Yo sigo creyendo que existen las derechas y las izquierdas y que España es de izquierdas desde hace varias décadas. Derechizada o no pero de izquierdas. Creo que sigue existiendo esa izquierda que aspira a la justicia social, a la redistribución de la riqueza. Y sigue existiendo la derecha, de otra manera, medio camuflada, pero aspira a lo mismo que aspiraba... 
Lo que sucede, es que, en este momento, los hombres honrados no debían de contentarse con ser honrados. Tendrían que salir a la calle a pregonarlo: mírenme aquí están mis papeles, aquí mis cuentas, aquí mis ganancias y aquí lo que pago.

          De algún modo seguimos siendo hijos de la dictadura. Se dictan órdenes sin demasiadas aclaraciones, no se aclara por qué se atrasan los aviones ni por qué no llegan. No hay a quien reclamar la verdad. Todo es una confusa burocracia. No se nos dice en serio la verdad. Se les hacen preguntas concretas  para obtener respuestas concretas y se salen “por los cerros de Úbeda”; se les vuelve a repreguntar lo mismo varias veces, y en tono chulesco se cierran con un “hoy eso no toca”.

 No se nos convence de las decisiones, y nadie dimite. ¿Benditos lectores, se han fijado en que hay gente que debería haber dimitido ya dos o tres veces, y no ha dimitido nunca?

          El pueblo español  podrá no estar bien informado y podrá no estar bien formado, pero tiene una naturaleza congénita, y tiene un sentido por encima de todos los demás: un olfato magnífico. Y si huele a podrido…
          
         Dejemos el tema de los políticos y hablemos de algo mucho más lindo; se trata de la canción del poeta Serrat “Especialmente en abril” publicada en julio de 1987 en el disco “Bienaventurados”. Como en el último escrito os pase la canción “20 de març” (20 de marzo) en referencia a la entrada de la primavera, en este me reitero pero en castellano.

 Tengo que declarar que es una de las canciones que más me emocionan. Debe ser un despilfarro de lujo poder disfrutar de dos primaveras al año como puede suceder si viajas en octubre al cono sur. Al parecer es lo que viene haciendo este gran poeta desde que tuvo el placer y la suerte de visitar esas tierras hace ya muchos años.
           Contiene esta canción un verso de Pablo Neruda perteneciente al poema de amor titulado: “El nuevo Soneto a Helena” donde escribe: “que las nieves son más crudas en abril especialmente”.
          Si el señor Medina, don Chimo, propietario de este acogedor blog os incluye en este escrito una filmación de este tema podréis entender que no exagero con la delicadeza y el cariño con que se compuso.

Especialmente en abril
se echa a la calle la vida.
Cicatrizan las heridas
y al corazón, como al sol,
se le alegra la mirada
y se abre paso entre las nubes.
Al paisaje se le suben
los colores a la cara.
Y apetece ir donde cubre
a nadar contra corriente.
En abril especialmente
- en Buenos Aires, octubre -.

Se ruega al señor "fulano de tal"
- dice la voz de la conciencia malherida- -
que haga el favor de personarse
urgentemente en la salida.

Que el día más insospechado
y de cualquier manera,
en el lugar más imprevisto
se puede aparecer la primavera.

Especialmente en abril
la razón se indisciplina
y como una serpentina
se enmaraña por ahí.
Van buscando los rincones,
sofocadas, las parejas.
Hacen planes y se dejan
llevar por las emociones.
Sin atender, imprudentes,
el consejo de Neruda:
"que las nieves son más crudas
en abril, especialmente".
    POSDATA: Este escrito y casi todos los que hago no hubieran sido posible sin la ayuda y la inspiración valiosa, sincera y sencilla, de mis referentes en la vida; aquellas personas que con su coherencia y hechos, me han demostrado su empeño en tratar de  conseguir una justicia social verdadera, consiguiendo que a través de sus libros, actuaciones e imágenes logren emocionarme de felicidad. 

  Gracias,  señoras y señores: Mario Benedetti, Jordi Évole, Maruja Torres, Antonio Gala, José Luis Sampedro, Arturo Pérez-Reverte, Ana Palacios, Karlos Arguiñano, Joan Manuel Serrat, José Mugica, José Antonio Zarzalejos, Miguel Ángel Aguilar, Jesús Quintero, Iñaki Gabilondo, Joaquín Estefanía, El Gran Wyoming, Julio Anguita, Ángel González, Juan Gelman, Miguel Gila, Albert Boadella, Petra Piñeiro y muchas  personas buenas que el espacio me obliga a reducir y la memoria me esconde. Todos ellos, caricias de este corazón.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario