“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

miércoles, 25 de enero de 2017

Con 17 años Alex de Miñaur ocupa el puesto 301 mundial. Hace 8 años ganó un Campeonato en el Club de Tenis de Caudete. Rafael Plaza habla de su evolución en "El Español"....

      El pasado lunes, 16 de enero, el Periódico Digital "El Español" se hacía eco de la extraordinaria evolución de un tenista con raíces caudetanas, Alex De Miñaur, a través de un artículo titulado "De Miñaur sigue creciendo, España lo sigue lamentando" firmado por el periodista  Rafael Plaza

Nada menos que en el puesto 301 mundial a la edad de 17 años. Hace 8, Alex estuvo participando en el Campeonato  "Moros y Cristianos" que organiza el Club de Tenis Caudete, campeonato que por supuesto ganó Alex. 

Su bisabuelo, Ángel Roman, estuvo de Secretario en el Ayuntamiento de Caudete en la década de los 70, siendo Pedro Sánchez Algarra Alcalde. Todavía sigue teniendo familia en Caudete como Corita y Ester Román, viuda de Luis Sánchez "el de las Olivas".

  Desde Melbourne, Rafael Plaza nos cuenta como sigue escalando puestos Alex que tiene doble nacionalidad pero que, por no tener en su día ninguna ayuda de la Federación Española de Tenis, hoy juega con nacionalidad  australiana. Rafael Plaza narra así la gesta de Alex:
                         
 "A los 17 años, el australiano consigue su primera victoria en un Grand Slam salvando bola de partido y evidencia la mala gestión del talento que demostraron con su caso los dirigentes españoles.

Seguro que alguien se tiró de los pelos en España. El lunes por la mañana, en el primer día del Abierto de Australia, Alex De Miñaur consiguió su primera victoria en un Grand Slam (5-7, 6-3, 2-6, 7-6 y 6-1 a Gerald Melzer) durante su debut en una cita de la máxima categoría.

  El triunfo fue una prueba de resistencia y también una lección de madurez acelerada: a los 17 años, el australiano salvó un punto de partido (con 2-5 en el cuarto set), sobrevivió a una quinta manga para adultos (con la cabeza llena de ruido y con calambres por todo el cuerpo) y acabó celebrando el pase a la segunda ronda. 
Eso confirmó lo que los técnicos se temían: el niño que no encontró apoyo en la Federación Española y creció acunado por la Australiana va camino de ser una estrella extranjera que habla castellano perfectamente.

“No puedo describir con palabras cómo me siento ahora mismo”, atinó a decir De Miñaur en la sala de prensa principal del torneo ante una multitud de periodistas, tan ansiosos como curiosos por conocer su sorprendente historia. “Cuando me levanté esta mañana jamás pensé que podría pasar esto. 

 No me lo puedo creer, haber ganado es una experiencia surrealista”, insistió el australiano, que soportó los momentos de presión del encuentro con frialdad ante un rival casi 10 años mayor. “Estoy muy contento, es increíble. Es el momento más feliz de toda mi vida”.

Las buenos directores de cine podrían encontrar en De Miñaur un motivo para construir una película candidata a cualquier premio. La primera semana de la temporada, el australiano superó la fase previa en el torneo de Brisbane y jugó el primer cuadro final de una cita ATP en su carrera (perdió con Mischa Zverev). Días después, sumó su primera victoria en el circuito al ganar en Sídney (su lugar de nacimiento) a Benoit Paire. 

  En el Abierto de Australia, y aprovechando la invitación que le concedió la organización del torneo, De Miñaur se bautizó en un Grand Slam y se citó con Sam Querrey por el pase a la tercera ronda. Increíble.
Como él mismo contó hace unos meses en este periódico, De Miñaur es un caso más de la deficiente gestión del talento nacional. El australiano, de padre uruguayo y madre española, no encontró el apoyo de la Federación Española cuando su madre llamó a la puerta. Tampoco el de la Valencia. Así, y obligado por los negocios de sus padres, que tenían un lavadero de coches y abrieron un restaurante en Sídney, la familia volvió a Australia

 Allí fue acogida la pequeña promesa, a la que le dieron todas las facilidades para crecer y formase como jugador en unas instalaciones inmejorables. Cuando volvió a Alicante, donde sigue viviendo ahora, De Miñaur ya tenía claras un par de cosas: que se siente australiano y que representará al país en la Copa Davis porque es su forma de pagar la inversión de los que apostaron por él, todo lo contrario que en España.

“Son las cosas de la vida”, dijo De Miñaur encogiéndose de hombros, sin querer entrar demasiado en el tema. “Nací aquí y he vivido más o menos la mitad de mi vida en España”, prosiguió. “En Australia me han ayudado muchísimo desde siempre. La residencia ahora mismo la tengo en Alicante, pero aquí estoy muy cómodo”, insistió el número 301 mundial, que no pierde ocasión para agradecer todo lo que los australianos han hecho por él.

  “Fue difícil”, confesó De Miñaur. “Nosotros nos tuvimos que mudar por el trabajo de mis padres y dio la casualidad de que Australia me pudo ayudar mucho. Así fueron las cosas y estaré eternamente agradecido”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario