“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

lunes, 26 de diciembre de 2016

"La Segunda Republica Española, segunda parte", de Oscar de Caso

           Mientras tanto, en España la situación social se endurecía por momentos (aumento del paro, bajada de salarios, numerosas huelgas en la industria y huelga general campesina de junio de1934).

       La CEDA, y sobre todo sus juventudes, imitan las aptitudes y fraseología fascista en sus concentraciones en El Escorial o Covadonga, mientras comienzan los actos violentos de los grupos fascistas, como el fundado en octubre de 1933 por el hijo del dictador Primo de Rivera.

          De un modo crucial, la insurrección de Asturias mostró al resto del Partido el fracaso de la izquierda socialista. Es indudable que los mineros asturianos creían estar haciendo la revolución. Los de Largo Caballero no estaban en absoluto preparados para dirigir una revolución que al parecer, venían organizando hacía casi un año.

          Por razones diferentes, en Cataluña, el 6 de octubre, Companys y su gobierno de la Generalitat, improvisaron, asimismo, un alzamiento y proclamaron, la República Catalana dentro de la República Federal. Pero sin el apoyo de la CNT, el movimiento estaba condenado; el general Batet, después de un cañoneo, lo controló en pocas horas, deteniendo al gobierno de la Generalitat y encarcelándolo. La consecuencia política inmediata fue la anulación de la Autonomía Catalana, cuyo Estado estuvo suspendido desde octubre de 1934 hasta febrero de 1936.

          La reacción y los deseos de venganza de la CEDA por los sucesos de octubre no tuvieron límites, con Gil Robles en el Ministerio de la Guerra, donde pudo desarrollar una labor que la mayoría de los historiadores reconoce que hizo posible la sublevación militar de julio de 1936.

          Tras los breves Gobiernos de Chapaprieta y Portela Valladares quedaron convocadas nuevas elecciones para el 16 de febrero de 1936.
          La victoria del Frente Popular no respondió en España a las consignas lanzadas por Dimitrov en el VII Congreso de la Internacional Comunista, sino a una necesidad sentida tras el fracaso de las elecciones de noviembre de 1933 y a las consecuencias de un octubre asturiano que había dejado las cárceles llenas.

          Las derechas también procuraron un frente unido después de laboriosas negociaciones y, tras una reñida y apasionada campaña electoral se celebraron, por fin, las elecciones que dieron la victoria al Frente Popular.

No hubo una gran diferencia de votos entre los dos bloques, pero esta vez los mecanismos electorales que premiaban a las mayorías funcionaron a favor de la izquierda. Desde el mismo momento del triunfo electoral una gran parte de los derrotados comenzaron a pensar en el golpe militar como solución.
        Azaña formó gobierno el 19 de febrero aplicando el programa electoral: amnistía, aceleración de la reforma agraria, reposición de Companys a la cabeza de la Generalitat y reimplantación del Estatuto, masivas construcciones escolares, reingreso en la empresa de los trabajadores despedidos por razones políticas o sindicales, etcétera

Entretanto se preparaba la conspiración militar articulada en torno a la Unión Militar Española, encabezada por Sanjurjo desde Portugal y coordinada por Emilio Mola. El movimiento lo conducían los militares y lo financiaba la oligarquía, mientras establecían contactos con el fascismo italiano.

          La apertura de los archivos soviéticos y los del Komintern ha confirmado que no existían los supuestos planes revolucionarios para España.
          Como dice el historiador señor Fontana: "para que el barril explote, hace falta la chipa o el detonador". 

Lo malo es que se suele confundir la chispa con el combustible. La chispa, lo coyuntural, es esa primavera de 1936, sus violencias, sus huelgas, sus iglesias quemadas, incluso sus crímenes políticos y la creciente agresividad de Hitler y Mussolini, la conspiración de los generales y la adhesión de organizaciones de extrema derecha… Coyuntura importante, es verdad. 

Pero lo verdaderamente estructural, los motivos profundos, son que desde 1931 las élites o minorías que habían tenido el poder económico y político se encontraron momentáneamente privadas del poder político (no del económico). En el 33, y sobre todo en el 34, esa oligarquía recuperó la mayoría, si no todas, las palancas del mando institucional.

          Tras la Elecciones de febrero de 1936, esa oligarquía perdía otra vez el poder político pero esta vez era mucho más serio que en 1931, ya que ahora si se veía amenazado su poder económico. Aparecerán los discursos que confunden la salvación de la patria con intereses de la clase y la voluntad de recuperar el poder al precio que fuera.

POSDATA.- Con este escrito, creo haber finalizado la serie de ellos dedicados a reflejar la historia de España más próxima. Estoy convencido de que no conocerla supone un error cultural casi imperdonable, lo que nos llevaría probablemente a cometer errores similares a los que se hicieron en el pasado.

          He tratado de ser lo más parcial posible, pero hay hechos históricos que se han ocultado a las personas y a los estudiantes durante demasiados años en beneficio de los de siempre. Existe, sin duda, la posibilidad de que algunos benditos lectores de este blog traten de ver cierto partidismo en el relato de los hechos. Lo siento que sea así. 


1 comentario:

  1. Pese a "ser lo más parcial posible" muchas gracias por estas aportaciones.
    Coincido contigo que a generaciones enteras se le ha ocultado, o peor aun falseado, esta parte tan importante de nuestra historia más próxima.
    Lo dicho gracias Oscar y a Chimo por mantener con su esfuerzo abierto este blog.
    ¡Feliz 2.017!

    ResponderEliminar