“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

viernes, 23 de diciembre de 2016

De los daños causados por las pasadas lluvias. Los caminos rurales.... los más afectados.

La gota fría que sufrió el Levante español ha dejado gran cantidad de agua además de cuantiosos daños materiales en muchas poblaciones. También se ha cobrado la vida de varias personas. En Caudete hemos tenido suerte ya que en el computo final, los beneficios son superiores a los daños causados.

   Han sido los caminos rurales los más perjudicados como el del Collado y colindantes, el del Batán y el de Biar, entre otros. El agua ha arrastrado el firme de grava compactada que cada año el Ayuntamiento arregla con las máquinas de la Mancomunidad.

Como hace tanto tiempo que no había llovido tan inténsamente, se nos había olvidado que muchos caminos eran antes ramblas o la parte final de ellas, como el camino de Biar, el del Batán, los Hondos... caminos que se arreglaron el pasado mes de junio. 

  El agua discurre destrozando caminos, arrancando árboles y todo lo que pilla a su paso hasta llegar a una zona llana donde el cauce desaparece, desparramándose entre los bancales. 

   Desde hace 55 años no se había producido un turbión semejante al del otro día. A lo largo de este tiempo se han levantado vallas y construcciones que, de alguna forma, obstaculizan el normal discurrir del agua. 
 Esto nos da una idea de la paulatina disminución de las precipitaciones que se vienen dando desde hace más de medio siglo. Hasta el punto de que se nos ha olvidado que, a partir de cierta intensidad, el agua no respeta nada. La mitad de las ampliaciones o ensanches del suelo urbano de muchas poblaciones se han realizado en zonas inundables.

Afortunadamente, en el casco urbano no ha habido que lamentar daños. Solamente los caminos rurales y los ribazos de algunos bancales son los que han sufrido deterioros cuya reparación estimo en unos 50.000 euros. En resumen, la pasada gota fría ha dejado en la agricultura más beneficios que daños.

      Me ha llamado la atención la recuperación del ciprés del Molino que lleva su nombre, con más de 200 años de vida. También cómo arreglan el suelo alrededor de los olivos para que cueste poco recoger las aceitunas.

   Después de dos semanas continuas de lluvia, las viviendas más afectadas son las cuevas donde la humedad pone en tela de juicio las condiciones de salubridad y habitabilidad. Lo digo porque no es de recibo que a estas alturas vivan niños en este tipo de viviendas

    En Chinchilla, Benimamet, Ocaña o Granada se han rehabilitado para museos, como fomento del turismo dando a conocer sus ventajas climáticas tanto en verano como en invierno. En nuestro caso, los niños no tienen culpa de unas actuaciones tan poco acertadas como la que aquí se ha llevado.




























No hay comentarios:

Publicar un comentario