“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

miércoles, 19 de octubre de 2016

"1898: Los Últimos de Filipinas" una película dirigida por Salvador Calvo con actores de la talla de Luis Tosar que se estrenará el 2 de diciembre. Nuestro paisano el Cabo José Olivares fue uno de los últimos....

    La primera película de "Los últimos de Filipinas" -1945- la vio José Olivares Conejero en mi casa, cuando era el Cine Calderón. Le acompañaron muchos amigos. Uno de ellos era el que años más tarde será el gran atleta nacional Antonio Amoros que entonces tenía 17 años.

 Antonio me contó que Olivares no entendía muy bien lo que se estaba proyectando en la pantalla. Decía que aquello no era lo que había ocurrido en la Iglesia de Baler. Una cosa es la realidad y otra muy distinta una película. A Antonio le tenían que haber aclarado esa diferencia... 

    Y si se lo dijeron ..¡no lo entendió muy bien!. El caso es que a un hombre tan recto, de palabra, valiente, honesto y de firmes convicciones, de los de antes ¡vamos!, le costaba admitir lo que veía porque no se ajustaba a lo realmente ocurrido. Y eso lo sabia el muy bien.

    Setenta y un año después han vuelto a rodar otra película con el mismo título. Esta no la podrá ver nuestro paisano Olivares que murió tres años después de ver la primera, en diciembre de 1948. El fue testigo directo de los últimos de Filipinas. El 2 de diciembre está previsto inaugurar "1898: Los últimos de Filipinas". La prensa he dicho de esta película lo siguiente:

 "Cuenta la historia de un grupo de soldados españoles que permanecieron encerrados en la Iglesia del pueblo de Baler debido a un asedio. Los militares estuvieron allí durante casi un año sin rendirse y con el convencimiento de que la guerra de Filipinas aún no había acabado". Uno de ellos fue nuestro paisano el cabo José Olivares
Salvador Calvo, Director de episodios de series de televisión como Las aventuras del Capitán Alatriste o Hermanos, dirige este remake de "Los últimos de Filipinas". La película original, de 1945, fue dirigida por Antonio Román, se convirtió en uno de los grandes éxitos del cine español de posguerra. 

Esta nueva versión cuenta con la participación de Luis Tosar (Mientras duermes), Karra Elejalde (También la lluvia), Álvaro Cervantes (El sexo de los ángeles), Javier Gutiérrez (La isla mínima), Eduard Fernández (La piel que habito), Ciro Miró (Quiéreme), Carlos Hipólito (Ninette) y Miguel Herrán (A cambio de nada), entre otros.

El rodaje de la película se he realizado en Guinea y es una cinta participada por RTVE, con una lista de actores "de superlujo" y un guión que busca dar "un punto de vista actual" y "humanista" a estos hechos históricos. 

Todos ellos han presentado, hace unos días, el rodaje en una rueda de prensa acompañados por el director, Salvador Calvo, y el productor Enrique Cerezo, que ha asegurado que se trata de una apuesta ambiciosa, con un presupuesto de 6 millones de euros.
"No es un remake' -nueva versión de una película- ha subrayado Calvo en referencia al filme de 1945 dirigido por Antonio Román. "Aquella era una película franquista que narraba las glorias del Imperio, y aquí lo que se cuenta son las miserias y lo dura que es la guerra", ha subrayado.

"Es una película de aventuras y de personajes, que requería a los mejores actores", ha precisado el director, curtido en la televisión y que debuta en el largometraje con una producción "complicada", con muchos extras y localizaciones en Guinea, Tenerife y Gran Canaria.

Luis Tosar dará vida al teniente Martín Cerezo, líder de la resistencia en el llamado asedio de Baler, que duró un año. "Es una historia controvertida y de resistencia, que tiene mucho que ver con el carácter español y las cosas de las que podemos ser capaces, entre la gesta y el absurdo", ha destacado Tosar.

Javier Gutiérrez, que este viernes estrena El Olivo, de Icíar Bollaín, y trabaja también en la producción internacional Assasin's Creed, ha subrayado que se trata de "una película de guerra con un mensaje antibelicista" y ha opinado que es "necesario" contar la parte de nuestra historia que no es bien conocida".

Karra Elejalde ha roto la seriedad del encuentro al confesar que está "acojonado" porque le "pique un bicho" o le "coma un cocodrilo" en Guinea, y después ha explicado que su personaje es un fraile franciscano que "les va dando la extrema unción" a los soldados. 

  "La película habla de 50 españoles huérfanos de patria. La guerra había acabado hacía 200 días, y ellos seguían matándose y consumiéndose al sol porque su patria les había vendido a los americanos por 20 millones de dólares", ha afirmado.

Según el Director, el guión es "lo más fiel posible" a los hechos históricos, aunque algunos personajes son ficción, como el que interpreta Álvaro Cervantes, que sirve para contar el "desencanto" del soldado que llega con brío a la guerra.

Real es también el personaje de Eduard Fernández, que interpreta al capitán Enrique de las Morenas. "Hay dos tipos de militares, los que quieren volver a casa y los que quieren ganar medallas, y el mío es de los primeros", ha resumido el actor catalán.

El guionista, el cubano Alejandro Hernández, ha incidido en que esta historia cuenta "la verdad de una guerra", alejada de romanticismos, y ha revelado que él mismo la sufrió en primera persona, en Angola, cuando tenía 18 años. "Esta historia me ha sacado todos los demonios", ha confesado.

 En Guinea se han filmado "grandes planos de selvas y playas", la parte inicial de la película, visualmente más abierta. El equipo se trasladó a Tenerife y de ahí a Gran Canaria, al municipio de Santa Lucía, donde han reconstruido el pueblo de Baler y su Iglesia, en la que estuvieron encerrados los soldados durante un año".


José Olivares Conejero después de la proeza de Filipinas
condecorado por Alfonso XIII.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario