“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

domingo, 30 de octubre de 2016

15M...¡PRESENTE!, es el análisis político de este movimiento social, por Óscar de Caso.

                               
   Espero y deseo que con la ayuda de estas letras el 15M esté presente y muy vivo en nuestra conciencia porque, benditos lectores de este blog, sin este movimiento espontáneo no se hubiera “alborotado el gallinero” y eso querámoslo, o no, para todos ha sido beneficioso, ocurra lo que ocurra posteriormente.

          Las élites envejecieron con el 15M, seguían gobernando pero el 15M tuvo un importante impacto en el sentido común de época. No transformó nada, no construyó actores políticos con capacidad de liderar una guerra de posiciones en el Estado, pero generó un clima, un estado de percepciones que abrió la posibilidad de que hubiera cambio político.

          El 15M, como tantos movimientos que son el germen de cambios en la historia, nace como una reacción “conservadora” de ciudadanos que salen a protestar para no perder derechos que ya tenían o que les habían dicho que tendrían, que las élites no se pongan por encima de la ley, que se respete el marco establecido de convivencia.... 

 A la vez hay que decir que sin el movimiento del 15 de Mayo, sin las transformaciones pequeñas que se dieron en el sentido común, no se habría abierto la ventana para que después existiera una cosa como Podemos.
          El 15M era el principio de una victoria. Una victoria que quizás fuera lenta. Se decía que las instituciones eran zombis, que ya están muertas pero que todavía caminan. Algunos decíamos: “pues hombre, para estar muertas privatizan y desahucian todavía que da gusto”.

       Se lanzaron a la calle y la llenaron sin complejos, poniendo en evidencia a quienes debían y debíamos haberlas llenado antes; y lo hicieron con una finísima mezcla de sentido común, valentía moral y madurez ciudadana que los hace casi únicos en este páramo en el que la Ética y los valores ni cotizan en bolsa ni tampoco en las urnas.

        Ellos son los nuestros porque les pertenecemos. Son los nuestros porque rezuman aquella voluntad de cambio que otrora dio sentido a nuestra apuesta política. Lo dejaron claro: son apartidistas pero no apolíticos.
          El 15M sirvió de válvula de escape de nuestras frustraciones revelando que la crisis orgánica puesta sobre la mesa por aquel movimiento que sorprendió al mundo, era también una crisis de la izquierda realmente existente...

  ... Los puso frente al espejo revelando sus carencias, nos mostró un sentido común caracterizado por el rechazo a las élites políticas y económicas dominantes, que eran señaladas sistemáticamente como corruptas.
          Seamos cautos, las urgencias electorales no deben anegar el largo aliento de un movimiento indignado. 
 Estamos hablando de poner en marcha un nuevo contrato social y eso necesita muchas voluntades llenas de credibilidad. Estos indignados tenían muy claro que los sistemas electorales y los privilegios de autorregulación de los partidos quiebran toda posibilidad de representar a una sociedad mucho más plural que la que representa el Parlamento. 

  Aún más, cuando la supuesta sede de la soberanía popular está artificialmente armada como un  asunto de dos grandes partidos que comparten lo sustancial y difieren en cuestiones importantes pero que no afectan a la estructura del sistema. Todo ese mosaico, de repente y junto. Política indignada.

          Es tiempo ya de que la mujer del César, el César y todos los que les acompañen, no solamente sean muy buenos, sino que también lo parezcan.
          En mi intento (con el permiso del titular de este blog) de dar a conocer las canciones escritas en catalán del señor Serrat y aunque sabemos que pierde rima y musicalidad, creo que no dejan de ser unos deliciosos poemas dignos de conocerse en castellano. Buscando la traducción más precisa aquí os muestro la canción: “M’en vaig a peu” (Voy a pie) del disco de 1967 “Ara que tinc vint anys” (Ahora que tengo veinte años)

ME VOY A PIE 
Es preciso olvidar el tejado rojo 
y la ventana con flores. 
La escalera oscura y la vieja imagen 
que se escondía en un rincón. 
Y la cama de madera negra y agujereada 
y tus sábanas tan limpias 
y la llegada suave de un amanecer 
que nos despierta más viejos. 

Pero no quiero que tus ojos lloren: 
dame tu adiós. 
El camino es cuesta arriba 
y me voy a pie. 

Es preciso decir adiós a la puerta que se cierra 
y no quisimos cerrar. 
Es preciso llenar el pecho y entonar una canción 
si el frío de fuera nos hace estremecer. 
Es preciso ignorar ese perro que ladra 
atado a un palo seco, 
y olvidar de golpe tu imagen 
y este pequeño lugar. 

Pero no quiero que tus ojos lloren: 
dame tu adiós. 
El camino es cuesta arriba 
y me voy a pie. 

Es preciso cargar la guitarra a mi espalda 
y volver a hacer el camino 
que un atardecer gris, remontando la loma, 
me trajo hasta aquí. 
Las olas borrarán las huellas 
que dejo en tu puerto. 
Me voy a pie, el camino es cuesta arriba 
y en las orillas hay flores.






          

8 comentarios:

  1. Muy buen comentario, Oscar de Caso. Mañana con la luz del día, te diré una opinión.

    ResponderEliminar
  2. El 15M, a mi criterio, respondía a una serie de sin sabores que nos dejaban los grandes partidos de la izquierda. Y es que a mi juicio el PSOE no representa a esa izquierda, que como en otras épocas, defendían a los trabajadores, esa identidad la han ido perdiendo con los años y las formas.
    Y por eso el desencanto de la sociedad.
    Y entonces llegó Podemos que venía a decirle al pueblo lo que quiere oír. Pero no se trata sólo de decir, hay que hacer también. Y ahí Podemos creo que vive en los mundos de yupi.

    Hay que reconocer que sin Podemos y Ciudadanos, esto no hubiese sido lo mismo. Ahora hay más opinión y debate, y eso es bueno para todos, pues al haber competencia, la sociedad gana.
    El problema de Podemos es que con tanta libertad de la que presumen, corren el riesgo de romper España y dividirla por sus intenciones de permitir un referéndum en Cataluña.
    La gente no quiere eso y deberían reconsiderarlo.

    ResponderEliminar
  3. No te conozco Oscar, pero no. El 15M no es lo q piensas. Es tu opinión pero no la de la mayoría. Tus escritos son muy muy de izquierdas y nada neutrales. Podrias escribir en Público o El Plural. Este será el ultimo artículo q lea bajo tu nombre. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. ¿Qué es el 15M? Venga, voy a sacar el manual del perfecto cuñado: el 15m lo hizo Rubalcaba, el 15m estaba lleno de vagos, el 15m no sirvió para nada, el 15m era totalitario (éste es mi argumento preferido: normalmente lo utiliza gente que no sabe qué quiere decir totalitario y que seguidamente habla de Cuba, Venezuela e Irán, por este orden), el 15m es violento, etc etc.
      Pues no. Para los que estuvimos en las plazas el 15M fue un soplo de aire fresco, una forma de encontrarte con gente que entendía que el país caminaba hacia el fracaso. Era volver a hablar de política en la calle, en la biblioteca, en la facultad, en los bares, en el grupo de amigos. El 15M fue un baño de realidad para la gente que en 2011 empezaba a ser adulta. Y es obvio que le pasó factura al PSOE, porque sus potenciales votantes estaban en las plazas y el partido no hizo nada para cambiar las cosas que los indignados apuntaban.
      De hecho ahora que recuerdo esos días, la verdadera magnitud de lo que significaron aquellos días se resume para mí en un instante: volver a Caudete ese viernes antes de las elecciones autonómicas y locales y darme cuenta de que Caudete había envejecido 20 años. Aquel mayo, igual que la primavera de 2012, nos abrió los ojos a muchos. Y así seguimos: con los ojos bien abiertos a todo lo que pasa y con la certeza de que tarde o temprano vamos a cambiar esta mierda. Porque los de abajo somos más. Porque sabemos, y vosotros también lo sabéis, que tenemos razón. Es sólo cuestión de tiempo: España cambiará.

      Eliminar
    2. Es lo que tiene un medio plural (o casi) como es el blog de Medina, todas las opiniones tienen sitio y es bueno leerlas todas, de lo contrario eso que te pierdes.
      Personalmente me gusta la opinión de Oscar. Saludos

      Eliminar
  4. Y si la mayoría de catalanes quieren celebrar un referendum, que pintamos el resto de españoles? Vamos a obligarles a que estén quietos y callados? Vamos a obligarles a que no decidan qué quieren ser? Cómo se reprime eso? Se encarcela a los líderes políticos soberanistas? Se manda al ejército? Está usted dispuesto a ir personalmente a reprimir el derecho de la gente a elegir su futuro?

    ResponderEliminar
  5. A continuación paso a explicarle al anónimo del 30 de Octubre de las 11`49 la justificación de los motivos de por qué no soy neutral en mis escritos. Será el señor Benedetti en su libro de poemas escrito en 1978 titulado “Cotidianas” concretamente en el poema “Soy un caso perdido” el que lo explicará con unas palabras mucho más hermosas que las que yo pueda escribir.

    Por fin un crítico sagaz reveló
    (ya sabía yo que iban a descubrirlo)
    que en mis cuentos soy parcial
    y tangencialmente me exhorta
    a que asuma la neutralidad
    como cualquier intelectual que se respete

    creo que tiene razón
    soy parcial
    de esto no cabe duda
    más aún yo diría que un parcial irrescatable
    caso perdido en fin
    ya que por más esfuerzos que haga
    nunca podré llegar a ser neutral

    en varios países de este continente
    especialistas destacados
    han hecho lo posible y lo imposible
    por curarme de la parcialidad
    por ejemplo en la biblioteca nacional de mi país
    ordenaron el expurgo parcial
    de mis libros parciales
    en Argentina me dieron cuarenta y ocho horas
    (y si no me mataban) para que me fuera
    con mi parcialidad a cuestas
    por último en Perú incomunicaron mi parcialidad
    y a mi me deportaron

    de haber sido neutral
    no habria necesitado
    esas terapias intensivas
    pero qué voy a hacerle
    soy parcial
    incurablemente parcial
    y aunque pueda sonar un poco extraño
    totalmente
    parcial

    ya sé
    eso significa que no podré aspirar
    a tantísimos honores y reputaciones
    y preces y dignidades
    que el mundo reserva para los intelectuales
    que se respeten
    es decir para los neutrales
    con un agravante
    como cada vez hay menos neutrales
    las distinciones se reparten
    entre poquísimos

    después de todo y a partir
    de mis confesadas limitaciones
    debo reconocer que a esos pocos neutrales
    les tengo cierta admiración
    o mejor les reservo cierto asombro
    ya que en realidad se precisa un temple de acero
    para mantenerse neutral ante episodios como
    Girón
    Tlatelolco
    Trelew
    Pando
    La moneda

    es claro que uno
    y quizá sea esto lo que quería decirme el crítico
    podría ser parcial en la vida privada
    y neutral en las bellas letras
    digamos indignarse contra Pinochet
    durante el insomnio
    y escribir cuentos tiurnos
    sobre la Atlántida

    no es mala idea
    y claro
    tiene la ventaja
    de que por un lado
    uno tiene conflictos de conciencia
    y eso siempre representa
    un buen nutrimento para el arte
    y por otro no deja flancos para que lo vapulee
    la prensa burguesa y neutral

    no es mala idea
    pero
    ya me veo descubriendo o imaginando
    en el continente sumergido
    la existencia de oprimidos y opresores
    parciales y neutrales
    torturados y verdugos
    o sea la misma pelotera
    Cuba sí Yanquis no
    de los continentes no sumergidos

    de manera que
    como parece que no tengo remedio
    y estoy definitivamente perdido
    para la fructuosa neutralidad
    lo más probable es que siga escribiendo
    cuentos no neutrales
    y poemas y ensayos y canciones y novelas
    no neutrales
    pero advierto que será así
    aunque no traten de torturas y cárceles
    u otros tópicos que al parecer
    resultan insoportables a los neutros

    será así aunque traten de mariposas y nubes
    y duendes y pescaditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamantablemente existen pocos "casos perdidos" como Benedetti. Ahora reciben otro nombre que esta muy de moda: "politicamente correctos", que viene a ser lo mismo

      Eliminar