“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

viernes, 28 de agosto de 2015

El Diario Información de Alicante se hace eco de la detención de unos vecinos de Elche a raíz del hallazgo fortuito de droga en una empresa de Curtidos de Caudete en enero del 2013.

Piden 33 años de cárcel a los tres procesados en la 

OPERACIÓN PLUTO

Los procesados (vecinos de Elche) fueron detenidos a raíz del hallazgo fortuito de una parte de la droga en una empresa de Curtidos de Caudete, en enero de 2013.

Fuente: Diario INFORMACIÓN de Alicante. (25-08-2015)

  La Fiscalía ha solicitado penas que suman 33 años de prisión y multa de 149 millones de euros para tres procesados por un alijo de casi cuatro toneladas de cocaína incautado en febrero de 2013 en una nave de Elche, el mayor que se ha intervenido en la provincia y uno de los principales que se han decomisado en tierra en la península.


El escrito de conclusiones provisionales presentado por el fiscal antidroga en el juzgado de Instrucción número 1 de Elche deja claro que los implicados ya habían introducido anteriormente al menos otro alijo de cocaína que pasó desapercibido para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Así, a principios de diciembre un camionero acudió a una nave industrial situada en la carretera Elche-Dolores por encargo de uno de los acusados que la utilizaba, según la acusación del fiscal. Aparentemente no había actividad en la nave y solo parecía destinada a almacenaje. El camionero, que ignoraba la operación de contrabando de droga en la que se vio inmerso de rebote, se llevó cuatro palés de pieles que habían sido sacados del embalaje original y ya habían extraído con anterioridad las bolsas de cocaína.

El camionero llevó los palés a una empresa de curtidos de Caudete (Albacete) donde las pieles pasan por un tratamiento de transformación, lavado, secado y corte. En este proceso saltaron las alarmas cuando el 10 de enero de 2013 aparecieron entre las pieles tratadas unas bolsas de plástico transparentes pegadas, restos de un precinto adhesivo y tres bolsas con 88 gramos de cocaína de elevada pureza que olvidaron retirar. Según el fiscal antidroga, la pieza de piel había sido rebajada en Colombia y debió ocultar unos 25,5 kilos de cocaína. Dicha partida de pieles correspondía a dos contenedores importados en junio y diciembre de 2012 por una empresa de Elche cuyo gerente es uno de los ahora procesados.

Intervención telefónica.

La Guardia Civil de Albacete fue alertada del hallazgo fortuito de la droga en la empresa de Caudete y seis días más tarde un juzgado manchego autorizó la intervención de los teléfonos del procesado que usaba la nave y del camionero, ya que en ese momento se desconocía si era ajeno a la organización de narcos, como luego se comprobó.

Las pesquisas del Instituto Armado desvelaron que el camionero ya había realizado dos transportes similares el año anterior a empresas de Salinas y Caudete y que la empresa ilicitana de calzados que trajo las pieles de Colombia había importado otros cinco contenedores con la misma mercancía los días 10 y 23 de enero de 2013. La empresa exportadora era la misma que figuraba en el envío del cargamento de pieles donde olvidaron los 88 gramos de cocaína.

Las escuchas telefónicas revelaron que se iba efectuar un movimiento de unos palés de pieles con la ayuda de un camión grúa, por lo que la Guardia Civil organizó un dispositivo de vigilancia en Elche. Así, detectaron un coche con uno de los tres acusados que estaba en una gasolinera y contactó con un camionero al que guió hasta una nave industrial situada en el polígono Alzabares de Elche, en las inmediaciones del campo de fútbol.

El coche y el camión grúa entraron en la nave, que había sido alquilada el día anterior por uno de los procesados. El turismo salió rápido y su conductor contactó con otro que estaba en el exterior realizando labores de vigilancia desde una furgoneta de una empresa de bordados. A continuación regresó el coche a la nave y en ese momento intervinieron los agentes de la Guardia Civil. En la nave identificaron al conductor del coche –que es uno de los tres procesados–, al camionero y a otros dos hombres que facilitaron documentación falsa y se dieron a la fuga aprovechando el momento en que iban a comprobar su identidad.

La furgoneta llegó a continuación a la nave y el conductor se dio a la fuga al detectar la presencia policial, aunque pudo ser detenido. Una vez se autorizó la entrada y registro de la nave, los agentes se incautaron en los palés de pieles, de 1.186 kilos de cocaína con una pureza media del 74,7 por ciento, otros 2.543 kilos con una pureza del 74,5% y cinco kilos con una pureza del 73,5%.

En total fueron 3.734 kilos una vez retirados los envoltorios, de ahí que cuando se presentó la operación dijeran que el alijo era de 4.105 kilos. La droga intervenida tiene un precio de venta a terceros de 149 millones de euros, cantidad que corresponde a la multa que pide el fiscal. El ministerio público dice en su escrito que los acusados iban a ser compensados con 30 kilos de cocaína por los exportadores de Colombia que enviaron el alijo. El juicio por estos hechos está pendiente de señalarse en la Audiencia Provincial.

Diario Informacion de Alicante



No hay comentarios:

Publicar un comentario